Zoido abre una oficina única para denuncias contra mossos, políticos o vecinos acosadores de policías

Zoido visita por sorpresa a los agentes en Barcelona. / Interior

Los juristas de Interior empezarán con Ada Colau por asegurar que hubo agresiones sexuales el 1-O. Interior saca «momentáneamente» a antidisturbios de Cataluña para los dispositivos de El Pilar y de la Selección

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha ordenado abrir una suerte de ‘oficina única’ en la Secretaría de Estado de Seguridad para que todos los policías y guardias civiles de Cataluña (tanto los destinados de forma permanente como de forma temporal) puedan denunciar episodios de acoso u hostigamiento por parte de vecinos o político.

Esta oficina juridica, que tendrá una ventanilla para la Policía y otra para la Guardia Civil, también estudiará todos los vídeos, denuncias y documentos sobre la anuencia, colaboración o dejación de los Mossos d’Esquadra en los operativos de seguridad en Cataluña durante los últimos días. Será igualmente este equipo de abogados del Estado quien decida si actúa penalmente contra los colegios que, según denuncian varios funcionarios de Interior, están segregando a sus hijos.

Zoido, según han informado fuentes gubernamentales, anunció la creación de este gabinete jurídico durante su encuentro en la tarde de ayer con los representantes de las seis organizaciones profesionales de la Guardia Civil y los cinco sindicatos de la Policía.

Odio

La intención de Interior es que la Abogacía del Estado presente tantas denuncias como crea conveniente por la incitación de delitos del odio. Zoido pidió ayer a los seis colectivos de las fuerzas de seguridad que hagan de intermediarios para canalizar todas las pruebas que se recaben.

Ese gabinete jurídico creado ‘ad hoc’ será el encargo de emprender acciones legales conta los hoteles que han echado a los miembros de las fuerzas de Seguridad del Estado y contra los consistorios que han presionado a estos establecimientos para expulsar a los funcionarios del Ministerio del Interior.

El recién creado equipo jurídico va a comenzar su trabajo con una demanda contra la alceldesa de Barcelona, Ada Colau, quien acusó a los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado de haber cometido abusos sexuales durante las protestas del 1-O.

Los abogados del Estado igualmente van a volarar la posibilidad, según explicó Zoido, de retirar todas las condecoraciones y reconocimientos de las Policía y la Guardia Civil a los funcionarios de los Mossos que, después de analizar las pruebas, se pueda probar que desoyeron las órdenes judiciales o se enfrentaron abiertamente a los funcionarios de Interior, entre ellos el mayor del cuerpo autonómico, Josep Lluís Trapero.

Visita sorpresa

Visita sorpresa del ministro del Interior a los barcos de Barcelona. Juan Ignacio Zoido se ha desplazado al puerto de la ciudad condal para desayunar con los mandos y algunos de los centenares de policías y guardias civiles que desde hace dos semanas están acantonados en los dos buques italianos. El ministro, en plena polémica por las acusaciones de todos los sindicatos de “inacción” y tibieza ante la pasividad de los Mossos, ha prometido a los funcionarios “que el Gobierno tomará todas las medidas que sean necesarias para defender sus derechos y dignidad”, al tiempo que les ha reiterado que “permanecerán en Cataluña para seguir garantizando el cumplimiento de la ley”.

Zoido ha recordado a los agentes que todo el Ministerio del Interior “está al lado de ellos y que se siente orgulloso de cómo el pasado domingo cumplieron con el mandato judicial que ordenaba impedir la celebración de un referéndum declarado ilegal por el Tribunal Constitucional”. Les ha insistido que el 1-O “hicieron lo que tenían que hacer”, quer era “ejercer las funciones que tienen encomendadas de manera profesional, responsable y proporcional para garantizar el cumplimiento de la ley”.

El ministro del Interior con los policías.
El ministro del Interior con los policías. / Interior

El ministro ha visitado los barcos después de que ayer los cinco sindicatos de Policía amagaran con pedir su dimisión y la de Mariano Rajoy si no ponían fin a la “caza de policías” en Cataluña. “Nos han dejado solos, se han puesto de perfil y con su vil escaqueo, con su maldito cálculo político, están abandonando a su suerte al único baluarte que protege a España frente a la quiebra de la Carta Magna”, llegaron a afirmar las centrales en un comunicado conjunto.

Dos eventos

Por otro lado, el Ministerio del Interior ha comenzado a detraer agentes de las Unidades de Intervención de la Policía (UIP, antidisturbios) del dispositivo desplegado en Cataluña. No obstante -han explicado fuentes del departamento-, se trata de una medida “momentánea” y los funcionarios regresarán a Barcelona y otros puntos de la comunidad en cuanto participen en otros dos despliegues de seguridad. Se trata de las fiestas de El Pilar en Zaragoza el próximo 12 de octubre y el partido de España contra Albania el 6 viernes en Alicante.

Ayer, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ordenó frenar cualquier repliegue de agentes y ampliar, al menos, hasta el día 11 la presencia del contingente. Hasta 12.000 funcionarios de la Policía y la Guardia Civil participan en este despliegue, la mitad desplazados desde fuera de Cataluña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos