Granados pide que se averigüe por qué no se investigó a Marjaliza por drogas

Francisco Granados (i), acompañado por su abogado, Javier Vasallo./Mariscal (Efe)
Francisco Granados (i), acompañado por su abogado, Javier Vasallo. / Mariscal (Efe)

El exconsejero madrileño solicita a la Audiencia Nacional que se averigüe el motivo por el que la Guardia Civil, la Fiscalía y el juez «han dejado de lado estos gravísimos hechos»

EFEMadrid

El exconsejero madrileño Francisco Granados ha pedido a la Audiencia Nacional que se investigue al "conseguidor" de Púnica David Marjaliza por narcotráfico y que se averigüe el motivo por el que la Guardia Civil, la Fiscalía y el juez "han dejado de lado estos gravísimos hechos".

El abogado de Granados, Javier Vasallo, ha hecho esta petición en un escrito a la sección primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, al que ha tenido acceso Efe, después de que la semana pasada celebrara el primer juicio a Granados por el caso Púnica, relativo al chivatazo que le alertó de la existencia de una investigación por parte de la Unidad Central Operativa (UCO).

El escrito recoge las referencias de intervenciones telefónicas en la causa y de la declaración de los agentes que comparecieron como testigos en el juicio, que llevan al abogado a deducir que Marjaliza pudo "consumar presuntos delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y otros".

Todo ello, "sin que hasta la fecha, y por razones desconocidas para esta representación, se haya adoptado investigación alguna por estos hechos, ni por parte de la Audiencia nacional u otro órgano judicial".

Por ello pide a la Sala que se deduzca testimonio de esas intervenciones telefónicas y de las declaraciones que hicieron los agentes en el juicio para poder interponer las correspondientes denuncias.

La defensa de Granados responsabiliza directamente de la decisión de no investigar a Marjaliza por esos delitos al "Ministerio Público, órgano judicial, y demás cuerpos y agentes de Policía Judicial adscritos a la UCO".

Cree que podrían haber incurrido en un delito de omisión del deber de perseguir el delito "toda vez que todos los agentes actuantes, sin perjuicio, de extender esta responsabilidad penales a otros órganos intervinientes, por este y otros delitos han dejado de lado estos gravísimos hechos" lo que ha beneficiado, a su juicio, "al que ha sido el testigo de cargo para acusaciones".

Cree que el haberse convertido en el "arrepentido" de esta causa le ha permitido a Marjaliza gozar de "una posición de privilegios y beneficios no amparados en norma penal o procesal alguna", a costa "de trasladar su única responsabilidad de los hechos a otros investigados, como el Sr. Granados".

Advierte de que esos beneficios han podido influir en todo lo que ha declarado, y haber actuado así por "motivos espurios" que a su juicio, le restan credibilidad a sus confesiones, además de la posible "existencia de razones de enemistad, enfrentamiento, odio, venganza, y afán de autoexculpación".

Destaca que esa es siempre "la problemática probatoria" de la figura del "arrepentido" o "pentiti", "propia del derecho procesal italiano pero incorporada a otros ordenamientos para la lucha contra la criminalidad organizada" y que conlleva el riesgo de dar pábulo a declaraciones "susceptibles de ser el resultado de manipulaciones", por lo que "debe de ser contrastado por otros elementos de prueba objetivos y directos".

"Qué duda cabe que a lo mejor, y dicho en términos legales, el gran premio que obtuvo sin más el testigo fundamental de la presente causa, investigado en otras, es el dejar en el olvido causas de salud pública, blanqueos de capitales derivados del mismo, y otras circunstancias, extremo que no puede tener otra explicación por parte de órganos oficiales adscritos a la investigación", concluye Vasallo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos