El Govern cifra en dos millones los síes