España, un mar de pececitos tristes que lloran por Gabriel

Tenía la sonrisa en los ojos y una enorme dulzura. "¡Nadie puede hacerle daño a mi hijo!",...