Así se echa a los policías de los hoteles catalanes

La carta del gerente de uno de los hoteles. / RC

La Fiscalía investiga las expulsiones de guardias civiles por si hubo amenazas o presiones ilegales

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

“Amenaza (del ayuntamiento) de cerrarnos el hotel durante cinco años”. Tajante. Con esa explicación, que figura en la información que acompaña esta información, el gerente de dos de los hoteles en los que se alojan parte de los policías del contingente desplazado por Interior a Cataluña ha puesto en la calle a los funcionarios, que hoy deberán estar fuera antes de las 16 horas.

Se trata del gerente de los hoteles Cheking Mont-Palau y Cheking Pineda, en la localidad barcelonesa de Pineda de Mar, donde anoche cientos de vecinos rodearon durante horas los dos establecimientos y acosaron los policías.

Pero no solo en Pineda. Los escraches se han dado en otros seis puntos de Cataluña. Y las presiones de los consistorios a los hosteleros, también. Según han denunciado los sindicatos y asociaciones de la Guardia Civil, en Calella, donde el lunes 500 funcionarios de ambos cuerpos tuvieron que abandonar tres hoteles también bajo coacciones, el ayuntamiento de la localidad amenazó al propietario de uno de ellos con suspender todas las licencias de obras y ampliaciones.

La Fiscalía General del Estado ya ha ordenado investigar las supuestas coacciones de los ayuntamientos a los propietarios de los hoteles para que echen a los funcionarios del Ministerio del Interior.

Los hoteles se desdicen

Los hoteles de Pineda de donde fueron expulsados los policías nacionales dicen ahora que no tuvieron presión del Ayuntamiento de la localidad para que echaran a los agentes de los establecimientos.

Así lo afirman en un comunicado conjunto con el ayuntamiento de Pineda de Mar, gobernado por el PSC, a pesar de que en una carta firmada ayer por el gerente de los hoteles Checkin Mont-Palau y Checkin Pineda, que ha leído hoy la vicepresidenta del Gobierno, se afirmaba que se habían visto "obligados" a desalojar a los policías por la amenaza del consistorio de cerrar los hoteles durante 5 años.

Sin embargo, un día después, el ayuntamiento dice, en un comunicado conjunto con los hoteles, que los agentes de la Policía Nacional alojados en dos hoteles de la localidad dejarán los establecimientos este martes "por razones de seguridad y con la finalidad de garantizar la convivencia del municipio", después de las protestas ciudadanas para pedir que se vayan.

Los acosos empezaron en Calella, pero durante la noche y la madrugada de hoy se han extendido a los hoteles de Reus, Lleida y, sobre todo, en Pineda de Mar, donde han tenido que intervenir los Mossos d’Esquadra para impedir que la multitud se aproximara a los dos establecimientos de la localidad que alojan a policías nacionales y facilitar que los agentes que volvía de patrullas pudieran entrar a los edificios. La situación también ha seguido tensa después de la medianoche en Barcelona. Los escraches se han sucedido frente a la sede de la Jefatura de la Policía Nacional en via Laietana y en los alrededores de la Comandancia de la Guardia Civil en Travessera de Gràcia.

El Ministerio del Interior ha convocado esta mañana una reunión de urgencia para valorar la situación y tomar medidas. Asisten al encuentro Juan Ignacio Zoido, su número 2, José Antonio Nieto y los directores de los dos cuerpos de seguridad del Estado.

La convocatoria de esta reunión no ha calmando los ánimos en el seno de las fuerzas de seguridad. Los cinco sindicatos de Policía han convocado a todos sus agentes a concentrarse a las 13:30 horas de hoy frente a las comisarías de toda España para exigir más contundencia al Gobierno frente a la campaña de acoso y escraches que están sufriendo en las últimas horas.

Además, la cincuentena de agentes de la Guardia Civil alojados en el Hotel Bruc Restaurant, ubicado junto a la autovía A2 y el macizo de Montserrat, ha abandonado este mediodía el establecimiento conminados por la dirección, que les ha reprochado la actuación de las fuerzas de seguridad el 1-O.

Fuentes del centro han confirmado a Efe que a media tarde ya no quedaba ningún agente en el hotel, donde este mediodía se han concentrado unas 500 personas que los han despedido con gritos de "fuera, fuera, fuera" y algunos insultos.

Seguridad personal

SUP, CEP, UFP, SPP y ASP exigen a Interior “que adopte medidas urgentes y efectivas para garantizar la seguridad personal de los compañeros que forman parte del despliegue en Cataluña ante los ataques, acoso, persecución y señalamiento que los sectores independentistas radicales están llevando a cabo en diversas localidades.

En su circular conjunta, además exigen a Interior, la revocación inmediata de los acuerdos adoptados en la Junta de Seguridad celebrada el pasado 10 de julio, en la que, “de una manera absolutamente irresponsable”, se decidió integrar a los Mossos en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y en el resto de órganos de coordinación policial.

Entre tanto, el Ministerio del Interior ha comunicado a la naviera italiana propietaria de los tres buques en los que se alojan los agentes en los puertos de Barcelona y Tarragona la ampliación del contrato de los mismos hasta el próximo día 11.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos