El director de los Mossos admite su cese y Trapero, fulminado por Zoido, llama a la «neutralidad»

Pere Soler./Toni Albir
Pere Soler. / Toni Albir

Pere Soler es el primer alto cargo del Gobierno de Puigdemont que se pone a un lado | El ‘major’ recuerda a los funcionarios que «actuamos en representación de la institución a la que pertenecemos y no a título individual»

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOBarcelona

Los Mossos d’Esquadra dan las primeras muestras de que no van a rebelarse contra el 155. El director general de los Mossos d’Esquadra, Pedro Soler, se ha convertido esta noche en el primer alto cargo del Gobierno de Carles Puigdemont en asumir su cese por parte del Ejecutivo central. En una carta remitida a los funcionarios hasta ahora a su cargo se despidió de ellos, al tiempo que criticó la intervención del 155.

Documentación

La salida ‘pacífica’ de Soler, sin duda, allanará el camino para que Ministerio del Interior controle de manera efectiva a los 17.000 agentes del cuerpo. Juan Ignacio Zoido tiene entre sus objetivos apartar de su cargo al major Josep Lluís Trapero, imputado por sedición.

Precisamente, la Prefectura del cuerpo, que dirigía en ese momento Trapero, cesado por Zoido de madrugada, envió a última hora de la noche del viernes una carta a todas las comisarías y agentes en la que pide “neutralidad” a todos los mossos y les recuerda que “actuamos en representación de la institución a la que pertenecemos y no a título individual”.

La cúpula del cuerpo autonómico, en su misiva, traslada un “mensaje de tranquilidad” y llama a los funcionarios a “seguir trabajando con la misma profesionalidad que se ha venido haciendo hasta este momento, basada en los principios básicos recogidos en nuestra normativa y que son nuestra seña de identidad”.

“Dado que es previsible un incremento de las concentraciones y movilizaciones ciudadanas en todo del territorio en las que pueden coincidir colectivos y personas de pensamientos diferentes, procede recordar que nuestra responsabilidad es garantizar la seguridad de todos y ayudar a que estas se desarrollen sin incidentes”, explica el documento, que insiste en que la “mediación debe ser una vez más nuestra mejor herramienta en la resolución de conflictos”.

“En todas y cada una de nuestras intervenciones actuamos en representación de la institución a la que pertenecemos y no a título individual y que en consecuencia, el principio de neutralidad opera en todo momento”, zanja la carta remitida por el departamento que lideraba Trapero.

Fotos

Vídeos