Correa ofrece su «total» colaboración a la Fiscalía si es excarcelado

Francisco Correa. / Efe

El cerebro confeso de 'Gürtel' pide el indulto del juez Garzón «porque es una víctima más de una causa política»

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

Francisco Correa, cerebro confeso de la trama 'Gürtel', ha cerrado hoy el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional tras más de 13 meses y 125 sesiones. En su última palabra antes del visto para sentencia, el empresario de 62 años ofreció a la Fiscalía Anticorrupción su “total colaboración” en la causas pendientes de juicio o en fase de instrucción a cambio de que pueda acudir “por sus propios medios”, es decir, sin estar en prisión, donde cumple condena provisional por una pieza separada en Valencia.

Más información

“Me ofrezco a colaborar en todas las causas pendientes. Absoluta colaboración, total. Pero me gustaría ir mis propios medios, no trasladado desde la cárcel, donde ya he cumplido cuatro años en prisión provisional”, ha declarado Correa al tribunal presidido por el magistrado Ángel Hurtado.

Este alegato del empresario al que la Fiscalía pide 125 años y un mes de prisión por esta causa, la pieza principal del procedimiento, años 1999-2005, fue lo más destacado de sus 28 minutos de última palabra pero no lo único.

Visiblemente desmejorado, Correa ha asegurado que todo lo dice es “su verdad”, porque “no tengo nada que ocultar porque no tengo nada que perder”, ha afirmado. “He trabajado para grandes multinacionales de este país pero mis empresas no se crearon para trabajar para el PP ni para delinquir”, ha añadido, y puso como ejemplo al presidente estadounidense Donald Trump. “Si mañana hay una campaña en Estados Unidos y le tengo que facturar a Trump, pues le facturo”, ha señalado para defender sus actividades empresariales.

Los palcos

Hace un año, Correa ya hizo una declaración incriminatoria confesando determinados delitos en busca de atenuantes para rebajar su futura condena. Fue durante 13 horas y tres sesiones, y apuntó a determinadas actividades ilícitas para la concesión de adjudicaciones públicas. “Yo nunca le di dinero a las empresas. Los cohechos los pagaban las empresas privadas. La administración no engordaba el presupuesto para que se beneficiara nadie”, ha aclarado.

Y pudo un ejemplo muy concreto para justificar sus actos. “Ir a un palco en un campo de fútbol cuesta unos 5.000 euros y vemos en los campos a todo tipo de personalidades; ministros, magistrados o empresarios que no pagan sino que están invitados por el presidente del club. Pues yo he hecho lo mismo. He invitado a mis clientes. ¿Esto cómo se llama? Pues no lo sé”, ha afirmado.

Como colofón, y antes de que le cortara el presidente del tribunal, Correa ha pedido para sorpresa de todos al “Gobierno español” el indulto del juez Baltasar Garzón, inhabilitado por el Tribunal Supremo por un delito de prevaricación por autorizar las escuchas en prisión a los abogados de los investigados en ‘Gürtel’. “Es una víctima como yo de una causa con más tintes políticos que jurídicos”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos