Artur Mas da por hecho que no podrá pagar los 5,2 millones y pide solidaridad

El expresidente de la Generalitat Artur Mas. / Efe

El expresidente de la Generalitat denuncia la «represión» de un Estado que «ya ha perdido a Cataluña»

EFEBarcelona

Artur Mas, expresidente de la Generalitat, y junto a otros acusados por la consulta soberanista del 9-N de 2014, ha dado este martes por hecho que no podrán pagar de su bolsillo los 5,2 millones de euros de fianza que les impone el Tribunal de Cuentas, por lo que han pedido aportaciones a la caja de solidaridad.

En declaraciones a RAC 1, Mas ha explicado que los nueve señalados por el 9-N por el Tribunal de Cuentas no pueden "hacer frente a estas cantidades". Y ha animado a quienes participaron en el 9-N a "ayudar un poco" con una aportación a la "caja de solidaridad" promovida por las entidades soberanistas para afrontar este tipo de pagos.

No obstante, ha subrayado que "mucha gente ha tomado conciencia" de que estos acusados dieron "la cara" para poder celebrar una consulta en la que participaron 2,3 millones de catalanes, por lo que "no tiene sentido que nueve lo perdamos todo" y que "el resto no haga un muy pequeño esfuerzo" para poder hacer frente a la fianza.

Mas ha añadido que el Estado "ya ha perdido a Cataluña" y que por ello amenaza para evitar la celebración del referéndum. Así, ha afirmado que la decisión tiene como objetivo "destrozar a las personas y a sus familias" y se ha preguntado si España es un Estado de derecho o un Estado policial.

Según Mas, "administrativamente aún no" ha perdido a Cataluña, pero sí desde el punto de vista de la "identificación con un proyecto común" porque incluso muchos catalanes no independentistas se sienten "profundamente decepcionados" con un Estado al que "le ven todas sus indecencias en carne viva".

Mas ha expresado su "decepción" con los socialistas: "Puedo entender perfectamente que estén en contra de la independencia. Lo que no puedo entender es que ante un ataque a la democracia tan letal como se está produciendo, un ataque a los derechos civiles y fundamentales de la gente, el PSOE y el PSC hagan la pelota" al Gobierno de Mariano Rajoy.

Para el expresidente de la Generalitat, la Unión Europea tiene el próximo 1 de octubre una oportunidad "de oro" para demostrar que se mueve más por sus "principios y valores" que por sus "intereses".

Un «despropósito» para Homs

Francesc Homs, exconseller de la Presidencia, por su parte ha considerado un "despropósito" el procedimiento abierto por el Tribunal de Cuentas porque "es directamente ilegal, de una irregularidad absoluta".

Homs ha recalcado que "una cosa que fue juzgada no puede volver a juzgarse", por lo que, a su juicio, hay motivos "para poder actuar contra quienes están actuando de esta manera contra el Estado de derecho".

La exconsellera de Enseñanza Irene Rigau ha señalado que este proceso es un "escarmiento" para intentar disuadir a los impulsores de un referéndum el 1 de octubre, mientras que la exvicepresidenta del Govern Joana Ortega ha denunciado la "indefensión absoluta" que siente ante el Tribunal de Cuentas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos