Mireia Boya defiende en el Supremo que la declaración de independencia fue «real»

La exdiputada de la CUP Mireia Boya a su llegada a la sede del Tribunal Supremo. / Efe

La exdiputada de la CUP queda sin medidas cautelares tras negar haber participado en el «comité estratégico» para la proclamar la república

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La exdiputada de la CUP Mireia Boya ha quedado en libertad y sin medidas cautelares tras declarar como investigada hoy en el Supremo en la causa que investiga el referéndum del 1-O y la intentona secesionista catalana. Boya, a diferencia de otros líderes independentistas que ya han pasado por el alto tribunal, ha sostenido que la declaración aprobada por el Parlamento el 27 de octubre de 2017 fue “real” y “no simplemente cosmética”. Ha insistido en que votó a favor de la declaración de secesión con la idea de que la proclamación de la república fuera “efectiva”, porque ese era el mandato de su electorado.

La exparlamentaria, no obstante, ha negado cualquier relación con el denominado “comité estratégico”, el grupo de destacados políticos independentistas que, de acuerdo con los informes de la Guardia Civil, debía conducir a Cataluña a la secesión. Según Boya, la CUP jamás habría participado en un comité secreto de este tipo, porque no está en la naturaleza de la plataforma política.

Boya ha negado en todo momento haber instigado las algaradas contra las fuerzas de seguridad del Estado, tanto antes, durante y posteriores al 1-O, al tiempo que ha acusado exclusivamente a la Guardia Civil y a la Policía Nacional de los episodios violentos durante el proceso secesionista del pasado otoño.

La exdiputada ha sido recibida a las puertas del alto tribunal por una nutrida representación independentista, con presencias destacada de miembros de ERC, entre ellos el portavoz de la formación en el Congreso, Joan Tarda y las diputadas Ester Capella y Teresa Jordá o la portavoz en el Senado, Mirella Cortés. Los gritos de "no estás sola" y "ni un paso atrás” se han dejado oír a las puertas del tribunal.

. Mireia Boya ha abierto hoy la nueva tanda de interrogatorios de la causa que instruye el magistrado Pablo Llarena por rebelión, sedición y malversación por los preparativos del 1-O y el plan para conseguir la secesión de Cataluña que cuenta ya con 28 imputados. El juez instructor amplió en un auto del pasado 22 de diciembre la investigación contra la propia Boya; la ex portavoz de la CUP Ana Gabriel; el expresident Artur Mas; la dirigente de ERC, Marta Rovira, Marta Pascal, dirigente del PDeCat; y Neus Joveras, de la Asociación de Municipios para la Independencia. Todos ellos declararán en los próximos días como investigados ante el Supremo.

Apoyo a Mireia Boya en la puerta del TS.
Apoyo a Mireia Boya en la puerta del TS. / Efe

Llarena considera que estos seis nuevos imputados tuvieron una participación "especial y destacada" en el proceso independentista. Llarena los citó tras recibir un informe de la Guardia Civil en el que se señala que todos ellos habrían formado parte del Comité Estratégico para declarar unilateralmente la independencia de Catalunya. Su participación en este proyecto habría sido revelada en el documento denominado 'Enfocats', una suerte de hoja de ruta para la creación de la república y que fue incautado en el domicilio de Josep María Jové, número dos del exvicepresidente Oriol Junqueras.

Boya ha llegado acompañada de la diputada de la CUP Natalia Sánchez, su abogado Carlos López y el secretario general de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), Sergi Miquel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos