Sánchez necesita el apoyo de C's o los nacionalistas para que prospere la moción de censura

Sánchez necesita el apoyo de C's o los nacionalistas para que prospere la moción de censuraGráfico

De no lograr el apoyo de la formación naranja, los escaños de los nacionalistas vascos serían decisivos en la suma con Podemos, ERC, PDeCAT y Compromís

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

El Partido Popular vivió ayer uno de sus momentos más críticos tras conocerse la sentencia de la Audiencia Nacional sobre la primera etapa del 'caso Gürtel', que este jueves condenó a la formación como partícipe a título lucrativo de la trama de corrupción, así como a varios ex altos cargos, como el tesorero Luis Bárcenas o la que fuera responsable de Organización y ministra de Sanidad, Ana Mato.

Tras el jarro de agua fría, el Gobierno de Mariano Rajoy se enfrenta ahora a la moción de censura que el Grupo Parlamentario Socialista ha registrado esta mañana en el Congreso, en respuesta a la sentencia judicial. La moción de censura es el instrumento con el que cuenta la oposición parlamentaria para exigir responsabilidades políticas al Gobierno, y tiene una serie de normas. Para poder ser presentada requiere la firma de al menos una décima parte del Congreso -35 diputados- y el nombre de un candidato a la Presidencia, aunque se puede también proponer sobre la marcha otras mociones con otros aspirantes. Para salir adelante, precisa de mayoría absoluta en la votación del Congreso, esto es, 176 votos.

Probabilidades de éxito, según los apoyos

La moción de censura de Pedro Sánchez sólo puede triunfar si Ciudadanos y Podemos se prestan a darle apoyo. De otro modo, el PSOE tendría que hacer descansar la gobernabilidad del país en el partido de Iglesias y los independentistas. Y el propio líder socialista, que en los últimos días ha elevado el tono contra el secesionismo, ya ha dejado claro en sus conversaciones con dirigentes del partido que en ningún caso aceptaría ese escenario.

La formación liderada por Pablo Iglesias ya ha anunciado que respaldará la propuesta de Pedro Sánchez de presentarse como candidato alternativo a la presidencia del Gobierno. Sin embargo, los 85 escaños del PSOE necesitan un apoyo mayor que los 71 escaños que pueden aportar Unidos Podemos y sus confluencias, que sumarían un total de 156 escaños, muy alejado de la mayoría absoluta necesaria en el Congreso, esto es, 176 diputados del total de 350.

Si Ciudadanos se sumara a la propuesta socialista, los 32 escaños de la formación naranja supondrían superar ampliamente el número de votos con un total de 188 escaños. Precisamente, el secretario general de la formación, Jose Manuel Villegas, ha exigido este viernes al presidente del Gobierno que convocara elecciones o, de lo contrario, apoyaría una moción de censura «instrumental», esto es, una moción para proponer una investidura ajena a la de Pedro Sánchez y que solo sirva para forzar la convocatoria de comicios generales.

De no lograr el apoyo de la formación naranja, el PSOE necesitaría los escaños de los nacionalistas vascos, que serían decisivos en la suma con Podemos, ERC, PDeCAT y Compromís. De momento, el PNV ya avanzó que analizarían «con responsabilidad» una posible moción de censura y que actuarán en «conciencia» una vez se hayan definido los partidos que cuentan en el Congreso con más representatividad. También podría lograr los 176 votos necesarios con el apoyo de los dos diputados de Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias (NC), aunque los primeros ya han avanzado su rechazo.

Con los números en la mano, el PSOE necesitaría sumar los 71 diputados del grupo confederal Unidos Podemos, los nueve de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), los ocho del PDeCAT y los cinco del Partido Nacionalista Vasco (PNV) para superar la mayoría absoluta con 178 votos.

Cuarta moción de censura

En ninguna de las tres mociones de censura previas que se han presentado en democracia dieron los números para salir adelante. La última, promovida por Pablo Iglesias en junio del año pasado, no prosperó al conseguir 170 votos en contra, 82 a favor y 98 abstenciones, lejos de los 176 de la mayoría absoluta necesaria. En esa ocasión, tal y como estaba previsto, PNV y PSOE se abstuvieron, mientras que Unidos Podemos y sus confluencias, incluido Compromìs, solo sumaron a sus 71 escaños los nueve diputados de ERC y los dos de Bildu.

La aritmética tampoco fue favorable a los dos intentos que la precedieron. La primera, en 1980, fue presentada contra Adolfo Suárez y, aunque no salió adelante, logró desgastar al Gobierno, cayendo un año después. El otro intento tuvo lugar en 1987, cuando Alianza Popular promovió una moción de censura contra Felipe González. En esa ocasión, además de no prosperar pasó factura a su entonces líder, Antonio Hernández Mancha.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos