La Verdad

El PP mantiene la confianza en Moix y cree que no «hay que darle más vueltas»

La secretaria primera de la Mesa del Congreso, Alicia Sánchez-Camacho.
La secretaria primera de la Mesa del Congreso, Alicia Sánchez-Camacho. / Efe
  • PSOE, Ciudadanos, Podemos y Compromís exigen más explicaciones del fiscal jefe Anticorrupción por su participación en una sociedad en Panamá

La secretaria primera de la Mesa del Congreso, Alicia Sánchez-Camacho, ha afirmado este miércoles que el PP mantiene la confianza en el fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix, y que "no hay que darle más vueltas a lo que no es", en referencia a la propiedad del 25% de una sociedad en Panamá que el fiscal tiene junto a sus tres hermanos.

Moix aseguró anoche que no pensaba dimitir y que no veía ningún motivo para su cese tras publicarse la información, ya que la sociedad nunca tuvo actividad y fue heredada de sus padres.

En declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, Sánchez-Camacho ha sostenido que Moix ya ha dado las explicaciones oportunas, "que es lo que han pedido los grupos", y ha considerado que "eso está bien".

A su juicio, "todo el mundo tiene y puede hacer lo que considere oportuno" pero, ha añadido, "de acuerdo a la ley". "El señor Moix ha justificado que ha hecho las cosas legalmente y yo no creo que se le tenga que dar más vueltas a lo que no es", ha dicho.

Por su parte la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha remitido a la "autonomía del Ministerio Fiscal" para cualquier decisión que pueda afectar al fiscal jefe de Anticorrupción y ha recordado que es el Consejo Fiscal quien se ocupa de los nombramientos de los cargos de fiscales.

En los pasillos del Congreso, los periodistas le han preguntado si mantiene su Moix , pero ella se ha limitado a subrayar la independencia de la Fiscalía. "Cuando se trata de nombramientos de la Fiscalía es a la Fiscalía a quien le corresponde esos nombramientos y las situaciones administrativas que afectan a los fiscales", ha explicado.

Sáenz de Santamaría también ha aclarado que una vez que el Consejo Fiscal "pone en marcha" los nombramientos al Gobierno sólo le corresponde respetarlos. "Nosotros respetamos esa autonomía del Ministerio Fiscal en todo momento", ha añadido.

Preguntada sobre la reprobación que merecen para el Gobierno quienes tienen cuentas en paraísos fiscales por ser algo poco ético, Sáenz de Santamaría ha dicho: "El Gobierno habla del Gobierno. Nosotros respetamos el resto de las instituciones del Estado en su propia organización".

Asimismo, el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo ha considerado "atrevido" desde el punto de vista intelectual emitir un "veredicto" sobre Moix antes de conocer "en qué condiciones" estaba la empresa del fiscal radicada en Panamá.

Mientras tanto el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha subrayado que es al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, al que "corresponde proponer un expediente para remover a Moix" de la fiscalía anticorrupción.

"Es decisión del fiscal general", ha señalado el ministro en los pasillos del Congreso sobre la posibilidad de apartar a Moix de su cargo. Y luego ha recordado también que Moix no solo ha dado la "información sobre su patrimonio", sino que también ha dado cuenta de su "total transparencia fiscal".

Catalá ha apelado al procedimiento formal para apartar a Moix y ha dicho que ni su cargo es "de confianza" del Gobierno, ni "es cuestión de confianza" suya mantenerlo o relevarlo, sino que corresponde al fiscal general.

Críticas de la oposición

Sobre este mismo asunto también se ha manifestado el secretario general de Ciudadanos (C's), José Manuel Villegas, que ha asegurado que su grupo parlamentario quiere que Moix "dé explicaciones en sede parlamentaria". Ciudadanos ha pedido la comparecencia del fiscal jefe de Anticorrupción para que explique, según Villegas, "el por qué y el cómo" para que así puedan valorar "no sólo la legalidad, sino también la ética y la estética de la situación".

Por su parte, el portavoz del PSOE, José Luis Ábalos, ha dicho hoy que espera que el fiscal general del Estado, Manuel Maza, "actúe de inmediato" contra Moix, por considerar que "recurrir a herramientas que usan los corruptos" es incompatible con la "ejemplaridad" de su cargo.

Ábalos ha insistido en los pasillos del Congreso en la línea marcada ayer por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de que Moix "no puede seguir un minuto más en su puesto". A su juicio, es un "sinsentido" que hace meses se produjera un "escándalo por algo similar" con el exministro José Manuel Soria -que terminó dimitiendo- y que ahora el responsable de la lucha contra la corrupción "incurra en el mismo caso" sin que tenga consecuencias.

El secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, Íñigo Errejón, ha asegurado que Moix debería dimitir si tiene "un poco de decencia" ya que, a su juicio, "cada día recibimos una prueba de que es el señor menos idóneo para estar en esa posición".

Errejón ha señalado que son ya "varios los problemas que se juntan" en torno al fiscal jefe de Anticorrupción, por lo que "tendría que irse" y ha lamentado que el mayor problema de Moix no es que haya "ocultado información", ni que haya "mentido sobre algunos particulares", sino que, en su opinión, "está puesto ahí para no dejar hacer su trabajo a los fiscales".

Las explicaciones de Moix "no bastan" tampoco para el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, que ha manifestado que la justificación de esa propiedad por el fiscal es una "excusa" si se tiene en cuenta "que la sociedad se podía cerrar". "Cuando uno mantiene una sociedad abierta en Panamá es por alguna cosa", ha concluido.

Falta de «ética y transparencia»

Baltasar Garzón, abogado y exjuez de la Audiencia Nacional, también ha criticado a Moix al opinar sobre él que "le faltaba bastante ética y transparencia para ocupar ese cargo".

Garzón, desde la sede del Parlamento Europeo (PE) en Bruselas, defendió la necesidad de una mayor transparencia y participación en asuntos que afecten a la seguridad nacional y sostuvo que el ingreso de nuevas fuerzas políticas en el arco parlamentario ha permitido la aprobación de leyes muy importantes, "no precisamente con el apoyo del gobierno".

"También por primera vez en democracia [se ha logrado] reprobar a un ministro de Justicia, a un Fiscal General [del Estado, José Manuel Maza] y a un Fiscal Anticorrupción que parece ser que ahora se está comprobando que le faltaba bastante ética y transparencia para ocupar ese cargo", ha agregado Garzón.

Ha sostenido también que, tras "malas experiencias" a finales de los años 80 y en los 90, en España hay "un mayor control" sobre temas que afectan a la seguridad nacional. "Desde hace bastantes años se está primando la seguridad por motivos que a veces tienen explicación pero la mayoría de las veces carecen de ella, y siempre en detrimento de la libertad", ha advertido.

"Tenemos ejemplos como las denuncias masivas de WikiLeaks, de Snowden, de Falciani... todos aquellos que contribuyendo a esclarecer y proteger a los ciudadanos se ven perseguidos", ha concluido Garzón durante una conferencia sobre el conflicto entre preservar la seguridad y garantizar la libertad de los ciudadanos ante nuevos retos globales.