La Verdad

Hacienda abre una investigación a un comisario de Policía por contrabando de especies protegidas

Bolsos de piel de serpiente, cocodrilo y astracán.
Bolsos de piel de serpiente, cocodrilo y astracán. / Efe
  • Nicolás Meca, consejero de la embajada de Dakar, fue interceptado en Barajas con un cargamento de bolsos de serpiente

La Agencia Tributaria ha abierto una investigación al comisario de la Policía Nacional Nicolás Meca Rodríguez de Rivera, consejero de Interior de la embajada española en Dakar (Senegal) por supuesto contrabando de especies protegidas.

Según han revelado fuentes del caso, Meca fue sorprendido el pasado 10 de diciembre en la aduana de la T4 de Barajas cuando trataba de introducir 35 bolsos de serpiente, diez de ellos de una especie protegida conocida como Pyton Sebae o Pitón de Seba, que figura en el convenio CITES de salvaguarda de especies en peligro de extinción. El mando policial fue interceptado cuando intentaba abandonar la aduana por la puerta de ‘nada de declarar’, según consta en los informes de la Aduana, donde una funcionaria de la Secretaría de Estado de Comercio le levantó un acta por “infracción de contrabando”, que podría derivar en un delito de tráfico de especies protegidas.

Meca, que intentó no ser inspeccionado alegando su condición de agente diplomático, lo que no sabía es que la Guardia Civil ya estaba esperando su llegada, después de que el pasado 24 de noviembre un inspector de la Policía fuera interceptado, también en Barajas, con 14 bolsos y confesara que estaba cumpliendo un encargo del consejero de la embajada.

La Guardia Civil y Hacienda investigan ahora si Meca pudo haber realizado otros envíos similares a través de subordinados suyos.

Días después de ser interceptado en Barajas, el comisario presentó una documentación relativa a la supuesta importación de los bolsos, que en un principio declaró que iba a destinar a regalos de sus familiares. La documentación fue inadmitida por extemporánea y no cumplir con los preceptos del CITES. Esa documentación también está siendo investigada para determinar si se hizo ‘ad hoc’ de forma posterior, lo que podría desencadenar una acusación por falsedad documental.

En cualquier caso -explicaron mandos de la investigación-, Meca no podía realizar una expedición comercial aunque la mercancía fuera legal. La Convención de Relaciones Diplomáticas de Viena prohíbe en su artículo 42 que alguien que goce de la condición de “agente diplomático” pueda realizar cualquier actividad que implique la obtención de lucro.