La Verdad

Los traficantes de armas detenidos por la Policía tenían ametralladoras para derribar aviones

Imagen de parte del material incautado.
Imagen de parte del material incautado. / Policía Nacional
  • Interior considera que la organización se había convertido en un centro neurálgico de distribución de piezas para otros grupos criminales

  • Los agentes hallaron fusiles de asalto, entre otros multitud de Cetme inutilizados del Ejército español comprados al propio Ejército en subastas

  • Uno de los lugares registrados el jueves fue la armería 'Cantábrico militaria', en Getxo, que era la tapadera 'legal' de la organización. Se trata de un referente nacional del coleccionismo de armas militares

Interior considera que la red de traficantes de armas desarticulada el pasado jueves se había convertido en un centro neurálgico de distribución de piezas para otros grupos criminales. Su punto fuerte era que abastecían a otros delincuentes de repuestos fundamentales -y muy complicadas de conseguir- para rehabilitar armas, especialmente procedentes de países del este.

Los cinco detenidos han sido imputados. La autoridad judicial ha decretado prisión provisional sin fianza para tres de los cinco arrestados. A los otros dos -uno de los dos detenidos en Vizcaya y el detenido en Gerona-, les han dejado en libertad condicional y les ha impuesto medidas cautelares, entre ellas la retirada del pasaporte y la prohibición de salida del territorio nacional.

Durante los registros efectuados por la Comisaría General de Información en colaboración con las Brigadas Provinciales de Información de Bilbao, Gerona, Barcelona, Santander y Valencia, los agentes se incautaron de aproximadamente entre 10.000 y 12.000 armas, algunas de ellas activas y otras inutilizadas, las cuales habrían alcanzado un valor aproximado de 10 millones de euros en el mercado negro. Uno de los lugares registrados el jueves fue la armería 'Cantábrico militaria', en Getxo, que era la tapadera 'legal' de la organización. Se trata de un referente nacional del coleccionismo de armas militares que en teoría se dedicaba a la venta de armamento inhabilitado.

Entre las innumerables piezas incautadas se encuentran mecanismos de percusión completos, muelles recuperadores, piezas de retenida, cañones, cerrojos, cilindros, armazones, mecanismos de disparo y sistemas de cierre, todas destinadas a la rehabilitación de las armas que habían sido intervenidas en estado de inutilización. Para ello, contaban con un sofisticado y completo taller para la reparación y en su caso reactivación de las armas de fuego.

Los agentes hallaron fusiles de asalto, entre otros multitud de Cetme inutilizados del Ejército español comprados al propio Ejército en subastas. También hallaron Bergmann (más comúnmente denominado 'Naranjero', rifles Beretta y varias ametralladoras antiaéreas capaces de derribar aeronaves. Además, intervinieron multitud de pistolas de las marcas Astra, Star, Mauser, Browning y Wlather y numerosos revólveres Smith & Wesson, entre otras marcas conocidas.Asimismo, encontraron los sellos que empleaban para falsificar la documentación de dichas armas.

Las investigaciones han revelado que la infraestructura y la capacidad de trabajo de esta organización criminal era de tal magnitud que les permitía abastecer de armamento, piezas y repuestos a otros traficantes de armas de Europa. Disponían de una gran cantidad de piezas fundamentales y esenciales para el montaje y reactivación de las armas que previamente se habían adquirido inutilizadas. La Policía también se incautó de unos 80.000 euros en efectivo resultado de las actividades ilícitas investigadas.