La Verdad

La defensa del pequeño Nicolás pide nulidad de proceso por escuchas ilegales

Francisco Nicolás Gómez Iglesias.
Francisco Nicolás Gómez Iglesias. / Efe
  • El abogado del joven, acusado de estafa, falsedad y usurpación de funciones, ha detallado que las pruebas que se presentan contra él se basan en unas grabaciones ilegítimas de su móvil

La defensa de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el pequeño Nicolás , ha solicitado la nulidad de todo el proceso abierto contra el joven, acusado de hacerse pasar por miembro del Gobierno, ya que se ha basado en una intervención de su móvil que sus letrados consideran ilegal.

Así lo ha explicado el abogado de Francisco Nicolás , Víctor Sunkel, que ha detallado que el escrito en el que solicita la nulidad fue presentado en el juzgado el pasado lunes y especifica que las pruebas que se presentan contra él se basan en unas grabaciones "ilegales" de su móvil. Por eso consideran nulo todo el proceso, incluida su detención el 14 de octubre, acusado de estafa, falsedad y usurpación de funciones.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias ha sido citado a declarar para el próximo viernes, día 9, por el titular del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, que instruye la causa.

El joven ya acudió al juzgado el pasado 19 de diciembre pero no declaró porque su defensa no contaba con toda la documentación sobre la que se había levantado el secreto de sumario. Su letrado ha especificado que el magistrado considera que el joven no se negó a declarar ese día, sino que su declaración se suspendió por esa falta de acceso a la documentación, y ahora le ha vuelto a citar.

Recientemente tanto el abogado del Estado como la Fiscalía se han opuesto a la personación en el proceso de varios colectivos, como Manos Limpias, Transparencia y Justicia y la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU), y ahora el juez tendrá que decidir sobre este extremo.

Además de esta causa, Francisco Nicolás Gómez Iglesias tiene abierta otra que instruye el juzgado número 43 de Madrid tras la querella por injurias que presentó el pasado 3 de diciembre la Abogacía del Estado, a instancias del CNI y tras sus declaraciones en varios medios de comunicación en los que aseguró haber trabajado para los servicios de inteligencia españoles.