La Verdad

Alaya acusa al PSOE y a IU de cobrar comisiones cuando gobernaban en Sevilla

  • La magistrada ha levantado el secreto de sumario que pesaba sobre la operación 'Madeja' -denominada 'Enredadera' en su tercera fase- desde julio de 2013

La juez Mercedes Alaya sostiene que tanto PSOE como IU, cuando gobernaban en coalición el Ayuntamiento de Sevilla entre 2003 y 2011, se beneficiaron de las comisiones irregulares con las que la empresa Fitonovo logró la obtención de contratos municipales. Esta sociedad está en el epicentro de la primera trama de corrupción destapada en España entre funcionarios y cargos de segundo orden de varias administraciones públicas, y que se saldó con 32 detenidos a comienzos de este mismo mes.

En el sumario cuyo secreto se destapó ayer viernes, la juez es tajante al apuntar que ambas formaciones políticas, y no solo cargos públicos a nivel individual, recibieron parte de los sobornos de Fitonovo. Según consta en la causa, el PSOE sevillano cobró entre los años 2006 y 2009 diversas cantidades periódicas, que oscilan entre los 30.000 y 60.000 euros, como compensación por el “incremento importante” de la facturación de esta contratista con el Ayuntamiento.

Las mordidas eran camufladas en la contabilidad B de la empresa –una ‘joya’ donde aparecen registrados todos los movimientos- con anotaciones correspondientes a “langostinos Maera”, en alusión a las comidas que los dirigentes de la entidad celebraban con uno de los ediles socialistas, Manuel Gómez Lobo, imputado en la causa desde el pasado lunes por un delito continuado de cohecho, prevaricación, malversación de caudales públicos y asociación ilícita.

Por su parte, IU se benefició de 155.000 euros por adjudicar a la empresa la instalación de once campos de fútbol de césped artificial para el Instituto Municipal de Deportes (IMD), que costaron a las arcas públicas 6,9 millones de euros. Precisamente, pocas horas antes de que se levantara el secreto de sumario el actual portavoz de IU en el Ayuntamiento, José Manuel García, renunció a su acta de concejal tras haber sido imputado por fraude y cohecho dentro de la operación Enredadera. García, el segundo portavoz de IU que dimite en menos de un año por su imputación en temas de corrupción, defendió ayer que no participó en “ningún acto ilegal ni ninguna actuación irregular o delictiva”.