La Verdad

«La resolución de España no acerca a los palestinos ni un milímetro a su Estado»

vídeo

Alon Bar, embajador de Israel / Foto:A. Ferreras | Vídeo: V.Carrasco

  • «No hace falta una mediación exterior. El diálogo directo entre israelíes y palestinos es la única vía posible hacia una solución», dice el embajador de Israel durante una entrevista

  • «Este tipo de iniciativas animan a los palestinos a alejarse de la negociación y quizá alienten la violencia», comenta Alon Bar

Israel tardó menos de 24 horas en criticar la proposición no de ley aprobada por el Congreso de los Diputados a favor del reconocimiento de Palestina como Estado independiente. En un comunicado, el Ejecutivo israelí aseguró que «la declaración del Gobierno español pone más lejos la posibilidad de alcanzar un acuerdo entre Israel y los palestinos porque anima a los palestinos a tomar posiciones extremas».

Embajador de Israel en España desde el uno de agosto de 2010, Alon Bar, es un buen conocedor de nuestro país, en el que ya estuvo destinado como número dos de la legación en la década de los noventa.

-¿Nos puede explicar cómo la resolución de España puede animar posiciones extremas y cuáles podrían ser, sobre todo teniendo en cuenta que Israel está también a favor de la existencia de dos Estados?

-Si la Autoridad Palestina recibe este tipo de declaraciones de apoyo, al igual que las que se han producido y se puedan producir en Europa o en Naciones Unidas, se va a ofrecer una alternativa distinta a la única vía que nosotros creemos que es probable y posible hacia la existencia de dos Estados que es el diálogo directo con Israel . Más allá del lenguaje y los términos, este tipo de resoluciones animan a los palestinos a alejarse de la negociación y elegir un camino que lamentablemente puede alentar la violencia. Además este tipo de medidas no acercan a los palestinos un milímetro al auténtico objetivo de un Estado que viva en condiciones de paz y de seguridad y junto a Israel .

-Tras varias décadas de violencia y de intentos de negociación bilateral, israelíes y palestinos no han llegado a un mínimo acuerdo. No cree necesaria una intervención o mediación exterior como la que subyace en este tipo de resoluciones de apoyo a la creación de dos Estados.

-Comparto la frustración de que después de tantos años de negociación no hemos llegado todavía a ninguna solución, aunque, en realidad, no creo que hayamos negociado tantos años, ya que la mayoría del tiempo no hubo diálogo, porque los palestinos no estaban dispuestos a negociar. En los pocos momentos que hubo negociación hicimos avances, aunque no llegamos a ninguna solución porque los palestinos no estaban dispuestos a hacer concesiones y a asumir su responsabilidad.

- Israel apoyó la candidatura de España para un puesto de miembro no permanente en el Consejo de Seguridad. ¿Se habría replanteado su Gobierno este apoyo de haberse producido con anterioridad la votación del Congreso a favor del Estado palestino?

-Es una pregunta un poco teórica, pero no creo que hubiera cambiado ese apoyo. A pesar de que no siempre estamos de acuerdo, España es un país europeo que tiene posturas bastante equilibradas sobre el conflicto y además era un mejor interlocutor que Turquía, el otro país que competía por el puesto. Tampoco hay que exagerar el impacto de esta resolución. El diálogo, la amistad y las opiniones comunes o incluso diferentes no van a cambiar por esta iniciativa.

-Sería posible una mediación exterior ante el callejón sin salida que presenta el conflicto.

-En estos momentos realmente no hace falta una mediación. Israelíes y palestinos podemos dialogar y tenemos la capacidad de hablar uno con otro. Lo que querríamos de interlocutores como España o la UE es que apoyen, que empujen para que reanudemos el diálogo directo.

- Israel considera la violencia terrorista como el principal obstáculo para la reanudación del diálogo de paz, pero no cree que la construcción de nuevas viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este también perjudican esas posibles conversaciones y que, por la vía de los hechos, hacen inviable sobre el terreno un Estado palestino.

-En estas semanas se están produciendo en nuestra región declaraciones a favor de un sentimiento de una guerra religiosa. Cuando el presidente de la Autoridad Palestina dice que hay que utilizar todos los medios para impedir que los judíos suban al Monte del Templo, uno de los lugares más sagrado para los judíos, o cuando califica los atentados contra civiles israelíes como errores se convierte en el primer obstáculo para la reanudación de las negociaciones. En cuanto a las viviendas, ya hemos dicho en el pasado que estos lugares no van a afectar a la posición negociadora israelí. Vamos a negociar y cuando lleguemos a un acuerdo de un Estado palestino habrá que ver, como parte de este compromiso, cuál será el destino de los judíos que van a vivir en la parte palestina. Hay que recordar que en el lado judío de la frontera hay un 20% de comunidad musulmana. Es posible que el acuerdo permita que los israelíes en territorio palestino permanezcan o tengamos, como en otras ocasiones, que evacuarlos. No debe convertirse en motivo de una guerra diplomática o política para empujar y aislar a Israel .