La Verdad

España enviará a Irak 300 militares durante seis meses prorrogables

El ministro de Defensa, Pedro Morenés.
El ministro de Defensa, Pedro Morenés. / Afp
  • Se dedicarán al adiestramiento en desminado y explosivos y en formar equipos de operaciones especiales. -Morenés asegura que los tropas no entrarán «en combate directo» aunque admite el riesgo

La misión española en Irak contará con un contingente militar formado por más de 300 efectivos que se dedicará a tareas de formación y entrenamiento de una brigada del Ejército iraquí y permanecerá en la zona seis meses prorrogables. Este es el marco general del regreso de España al país árabe diez años después de la precipitada salida de la operación liderada de forma unilateral por Estados Unidos para acabar con Sadam Husein, que acabó con el territorio sumido en el caos hasta ahora.

La intervención fue aprobada este viernes por el Consejo de Ministros, después de que el Ministerio de Defensa llevara a debate la propuesta planteada días atrás por el Mando Central de Tampa, en Estados Unidos. En este lugar se planifica el plan de ataque de la Coalición Internacional contra el Estado Islámico, que cuenta con la participación de más de 40 países.

La idea de volver a Irak, después del funesto episodio durante el Gobierno de José María Aznar y el abrumador rechazo que generó entonces en la opinión pública, era un asunto que preocupaba al Ejecutivo desde el punto de vista de la imagen. Es más, hasta el mismo jueves el tema no llegó 'cocinado' a la mesa del Consejo de Ministros y era factible que la decisión final quedara en manos del presidente Mariano Rajoy y de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Sin embargo, el asunto se encauzó después de que el ministro Pedro Morenés lograra convencer al presidente con dos argumentos de peso. Primero el compromiso de España con la coalición internacional y Estados Unidos, después de que se criticara el aislamiento de nuestro país en la primera reunión celebrada por la OTAN en Gales hace un mes, y en segundo lugar por el apoyo que ha garantizado el PSOE a la operación.

Precisamente, a mediados del mes pasado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ligó la participación de España en la coalición contra el yihadismo en Siria e Irak a que hubiera un consenso interno. El apoyo del PSOE se hará efectivo cuando Morenés acuda al Congreso dentro de dos semanas para pedir la autorización.

Cometidos

El cometido del contingente será el adiestramiento durante ocho semanas intensivas en el conocimiento de artefactos explosivos y desminado y en operaciones especiales. Para ello los más de 300 militares se dividirán de la siguiente forma: el equipo de mando y control de inteligencia estará formado por diez efectivos, los tres equipos de instructores por 60, otros tres equipos de apoyo a la seguridad por 180, un equipo de servicios de apoyo tendrá diez hombres y, por último, 69 efectivos estarán en otra unidad de protección a la fuerza.

Además, se enviarán entre 12 y 20 vehículos blindados y la próxima semana se podría conocer la ubicación exacta de la misión tras la reunión que mantenga Morenés con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel. El destino más probable es una ciudad del sur de Irak .

Las tropas españolas formarán a una brigada de infantería del Ejército iraquí, formada por unos 4.000 soldados, y la contribución será parecida a la que provee Alemania a los combatientes kurdos que luchan contar el yihadismo.

El ministro de Defensa explicó que la coalición internacional ha tenido en cuenta la experiencia y el buen cartel que tiene el Ejército español en misiones como Malí y Centroáfrica. «Somos pioneros», señaló Morenés tras el Consejo de Ministros. Asimismo, quiso dejar claro que el cometido de los instructores no será entrar en «combate directo», aunque reconoció que en una operación así pueden producirse «incidentes». Este viernes, por ejemplo, más de medio centenar de combatientes yihadistas fallecieron en un bombardeo aéreo de tropas internacionales al norte de Irak . Para facilitar estos ataques, el Gobierno también se comprometió a «ampliar las capacidades» de las bases aéreas española de cara a las necesidades de la coalición.