El 'caso Zumo' se cierra con penas mínimas para dos empresarios de la conserva

Imagen del banquillo en el juicio del 'caso Zumo'.
Imagen del banquillo en el juicio del 'caso Zumo'. / Javier Carrión / AGM

Juan Pérez Escámez ha sido castigado con catorce meses de prisión y Juan Salvador Pardo se lleva una condena de nueve meses por fraude en las ayudas de la UE

EFEMURCIA

El denominado 'caso Zumo', centrado en una compleja investigación sobre fraude en las ayudas europeas a la transformación de cítricos, se ha saldado con la imposición de penas mínimas a dos de los acusados y la absolución de los otros quince imputados. En concreto, la sentencia solo castiga al industrial conservero Juan Pérez Escámez a tres penas de tres meses de prisión cada una por otros tantos delitos contra la Hacienda comunitaria europea, así como a cinco meses y ocho días de prisión y multa de dos meses por un delito de falsedad. En total, catorce meses y ocho días de prisión, que no deben suponer su ingreso en un centro penitenciario.

En una situación muy similar se encuentra el también conservero Juan Salvador Pardo Aparisi, quien ha sido condenado a la misma pena de nueve meses de cárcel por tres delitos contra la Hacienda de la Unión Europea.

En cuanto a las indemnizaciones que ambos deberán satisfacer por la comisión del fraude, la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Murcia condena a Juan Pérez Escámez al pago de una cantidad cercana a los 1,1 millones de euros, que es en lo que el tribunal ha valorado el montante de las defraudaciones cometidas en las campañas 1994-95, 1995-96 y 1996-97.

Por su parte, Pardo Aparisi deberá abonar una indemnización algo superior a los 274.000 euros.

La sentencia, que tiene como ponente al magistrado Juan del Olmo, declara como hechos probados que estos dos empresarios de la conserva llevaron a cabo, a lo largo de esas campañas, distintas maniobras defraudatorias para conseguir beneficiarse ilícitamente de las subvenciones que la UE concedía por la transformación de cítricos en zumos.

Esas maniobras consistieron en la formalización de falsos contratos con agricultores por la compra de productos cítricos, cuando alguno de ellos ni siquiera tenía tales cultivos, y en otros casos, haciéndose constar como mercancía unas cantidades sensiblemente superiores a las realmente compradas.

La Audiencia Provincial recoge en su resolución que al inicio del juicio oral, que arrancó el pasado 6 de junio, tanto el fiscal del caso como el abogado del Estado retiraron la acusación contra doce de los imputados. A ello se une que al exponer las conclusiones definitivas exculparon a otro más de los encausados en estas diligencias.

Entre los acusados que quedan absueltos figuran varios funcionarios públicos, de quienes se sospechaba que habían avalado la falsa transformación en zumos de grandes cantidades de cítricos, y los vendedores de esas frutas.

A la hora de fijar las penas, el tribunal ha aplicado a los dos únicos condenados la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, como muy cualificadas, debido a los importantes retrasos que ha sufrido la tramitación de la causa, en la que se han juzgado hechos que comenzaron a ser investigados en el año 1994.

La Audiencia, por último, declara responsables civiles subsidiarias, a efectos del pago de indemnizaciones, a las firmas Golden Búlida, Pérez Escámez Hermanos y otras dos.

Fotos

Vídeos