Los vecinos rechazan la oferta de trasladar las granjas a 1,5 kilómetros del Monte Arabí

Imagen de la protesta del pasado domingo en Yecla. /A.A.
Imagen de la protesta del pasado domingo en Yecla. / A.A.

La plataforma vuelve a exigir la paralización total del proyecto y confía en que la empresa acabe por dar marcha atrás

ÁNGEL ALONSOYecla

«Pinta muy bien». Es la valoración que se escuchó a los representantes de la plataforma Salvemos el Arabí a la salida de la reunión que ayer se desarrolló en el Ayuntamiento de Montealegre del Castillo (Albacete) con todas las partes implicadas en la polémica sobre la construcción de dos macrogranjas porcinas.

Los representantes de la firma promotora, después de escuchar la postura en contra de la plataforma y de los representantes políticos de Yecla, aseguraron que «la empresa quiere desistir del proyecto y renunciar a la licencia que tiene de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha». Eso es lo que escucharon y transmitieron varios de los asistentes a la reunión, que se prolongó durante una hora y media. Este es el segundo encuentro después del celebrado a mediados del pasado mes de agosto, donde la tensión se pudo palpar. La de ayer, sin embargo, fue «más tranquila», explican las mismas fuentes.

Antes de poner sobre la mesa la más que probable marcha atrás de la empresa, las dos personas que representaban a la promotora del proyecto propusieron un cambio de ubicación, situando la futura planta a unos 2,8 kilómetros de distancia del Cerro de los Santos y a 1,5 kilómetros del Monte Arabí.

La alternativa fue rechazada por los representantes de Yecla, tanto la plataforma como los políticos de la localidad. Insistieron en la idea de que no quieren macrogranjas en la comarca «por los peligros medioambientales para unos lugares que tienen, además, elementos culturales de un valor incalculable».

«Estamos exultantes pero nos tomamos con cautela el anuncio que nos ha hecho la empresa» expresó Magdalena Rico, del citado colectivo ciudadano. Anuncia que sigue vigilante con «más de 30 recursos legales que hemos presentado» y no descarta, si la construcción no se paraliza, acudir al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

La plataforma ciudadana llegó a esta segunda reunión con un respaldo masivo de la población de Yecla y de la comarca. El pasado domingo, dicho colectivo consiguió reunir a miles de manifestantes (14.000, según los convocantes) en una marcha de protesta que recorrió las principales calles de la localidad del Altiplano. Durante la movilización no solo se pidió «la paralización total y para siempre de este proyecto», sino también que el término municipal yeclano «sea considerado libre de vertidos de lodos y purines y de ganadería intensiva».

Fotos

Vídeos