El bus de la mudanza

El chófer había cargado en el habitáculo del pasaje del autobús todo el mobiliario de su casa./LV
El chófer había cargado en el habitáculo del pasaje del autobús todo el mobiliario de su casa. / LV

Interceptan un autobús que iba haciendo 'eses' por la N-344 y cuyo chófer había cargado el mobiliario de su casa en los asientos del pasaje

ÁNGEL ALONSOYecla

No cabía un solo bártulo más dentro del bus ochentero: una pila de colchones, sofás, un juego de sillas, maletas por doquier, electrodomésticos como un congelador, un frigorífico y televisores... La Policía Local de Yecla tuvo que inmovilizar un autobús conducido por un ciudadano francés, de origen senegalés, que literalmente había decidido emplear el habitáculo destinado a los pasajeros para meter todos los enseres de una casa y poner rumbo a Senegal.

La intervención se produjo esta semana en la carretera N-344, después de que un conductor alertase al 112 de que había presenciado cómo un autobús «iba de un lado a otro de la carretera, dando bandazos, invadiendo en varias ocasiones el carril contrario». Una patrulla de la Policía Local se desplazó a esta vía que conecta Murcia y Valencia, por el interior, y logró interceptar el vehículo a la altura del puerto de Jumilla.

Los agentes temían que el conductor se encontrara bajo los efectos del alcohol y que por este motivo estuviera poniendo en peligro la vida de los pasajeros que, suponían, viajaban en el autobús, así como del resto de los conductores de la carretera. Sin embargo, se llevaron una sorpresa mayúscula cuando el chófer abrió las compuertas y comprobaron que en el vehículo no había un solo pasajero y que aquello era lo más parecido a un camión de la mudanza.

El conductor asegura que lleva años transportando enseres y no ha tenido problemas con la Policía

El test de alcoholemia dio negativo, de manera que los agentes determinaron que el motivo de las 'eses' que iba haciendo por la carretera era el enorme peso del mobiliario y la forma en que lo había colocado en los asientos del pasaje. «Todo amontonado», según fuentes policiales. «Parecía un bazar ambulante», con los 36 metros cúbicos ocupados por completo, ya que solo había dejado espacio libre para entrar por la puerta y sentarse al volante. «Tenía ocupado todo el habitáculo destinado a pasajeros, con mercancías de lo más variopinto, desde el cristal trasero hasta la espalda del asiento del propio conductor». Durante la inspección, los agentes comprobaron que el autobús de la mudanza circulaba sin el seguro obligatorio. La tarea de descargar el vehículo llevó horas, por lo que el bus fue inmovilizado y trasladado a la Jefatura de la Policía Local de Yecla.

Listado de delitos

Allí se abrieron diligencias por vulnerar supuestamente la seguridad de la circulación y la libertad de movimiento y carecer de seguro obligatorio, además de presuntos incumplimientos de la ley de ordenación del transporte terrestre, relativos al peso máximo de la carga. Fuentes policiales indican que, para retomar su viaje, el propietario del bus «deberá restituir a la normalidad todo el habitáculo destinado al transporte de pasajeros».

Para rematar la historia, el chófer argumentó ante los policías locales que lleva seis años transportando enseres similares en estas condiciones y que nunca, hasta ahora, había tenido problemas en los controles.

Fotos

Vídeos