Un macho cabrío asilvestrado no deja tranquilos a los vecinos del cerro del Castillo en Yecla

La cabra mira a un vecino en la zona del cerro del Castillo./LA VERDAD
La cabra mira a un vecino en la zona del cerro del Castillo. / LA VERDAD

Han denunciado daños en plantas, destrozos en los tejados de las viviendas y más de un susto en forma de embestida de la cabra que lleva viviendo más de un año en la zona sin que nadie sepa cómo ha llegado el animal allí

ÁNGEL ALONSO

La cabra tira al monte, eso dicen. Aquí la cabra no se quiere ir del monte y a ver quién es el que la coge. En la zona del cerro del Castillo, en pleno casco urbano de Yecla, lleva viviendo más de un año un macho cabrío que nadie sabe cómo llegó hasta allí pero que no ha parado de alimentarse, crecer y dar vueltas a sus anchas por un paraje por donde habitualmente hay vecinos paseando. Si en un principio no causó grandes problemas e incluso algunos hablaban del animal con una sonrisa en los labios, ahora hay personas que están preocupadas e incluso se podría decir que están hartas.

Daños en plantas, destrozos en los tejados de las viviendas y más de un susto en forma de embestida del animal son denunciados por los vecinos. Unas personas que han presentado escritos en el ayuntamiento de Yecla pidiendo que se ponga solución a un problema cada vez mayor. Incluso se ha visto al macho cabrío entrando en el Santuario aprovechando que la puerta se abre de vez en cuando.

El servicio veterinario municipal ha contactado con la Comunidad Autónoma para que les dieran autorización para retirar al animal de la zona ante las quejas por los destrozos y el peligro que ya suponía para las personas que pasean por ese lugar. “Es un ejemplar que pesa unos 80 kilos”, comentan desde el consistorio para explicar la fuerza que puede tener y las dificultades que supone atraparlo.

Según ha explicado el concejal de Medio Ambiente, Pedro Romero, el consistorio ha encargado a una empresa especializada atraparlo. En esa labor llevan dos días sin resultados positivos. Se han colocado trampas legalizadas para poder hacerse con él aunque por el momento no ha habido resultados positivos.

El problema que tendrá el Consistorio cuando lo logren atrapar es qué hacer con él. En estos momentos no hay en la Región de Murcia un centro de acogida de este ejemplar de la cabra. “Hay uno en la Comunidad Valenciana pero no se nos permite su traslado allí por problemas sanitarios”, comenta Romero que también confirma que no tenían la intención de sacrificarlo. Sin embargo, parece que pocas alternativas quedan que la eutanasia ya que el animal está asilvestrado y no tiene ningún control sanitario.

Además, se ha descartado que pueda ser trasladado a otro lugar del término municipal por los mismos motivos sanitarios.

Mientras tanto, el macho cabrío sigue dando vueltas a sus anchas por el cerro del Castillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos