La explosión de una bolsa de pirotecnia destroza una pierna a un vecino

El herido, tumbado en el suelo, siendo atendido ayer por los sanitarios antes de su traslado./SIETE DÍAS
El herido, tumbado en el suelo, siendo atendido ayer por los sanitarios antes de su traslado. / SIETE DÍAS

El lesionado, que está ingresado en la UCI deLa Arrixaca con heridas graves, acompañaba el pasacalles festero por el día de los Clavarios

ÁNGEL ALONSOYecla

La explosión de una bolsa de pirotecnia, en el transcurso del pasacalles que se realiza en el día de los Clavarios, le destrozó ayer la pierna a un vecino de Yecla. Al cierre de esta edición, el herido, J.S.C., de 64 años, se encontraba ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia y los médicos aguardaban su estabilización para poder operarle.

«Fue una explosión tremenda y la gente corría». Así recordaba un testigo presencial el accidente ocurrido en uno de los actos de las fiestas patronales de Yecla. Eran las cuatro y media de la tarde. El pasacalles marchaba a la altura del número 15 de la calle San José, cuando el estruendo detuvo la comitiva de repente. «Vi a la gente correr y el hombre tumbado en la acera sangrando», explicó una de las vecinas de la zona que notó cómo los cristales de las ventanas de su casa se movían por la onda expansiva.

Por el momento se desconoce cuántos cohetes llevaba esta persona cerca de su cuerpo. El herido es un hombre que en los últimos años se encargaba de abrir la comitiva festiva lanzando al aire una especie de chupinazos de pirotecnia que se escuchaban en toda la localidad.

Nada más ocurrir la explosión, varias personas se abalanzaron sobre el herido. Avisaron a los servicios sanitarios que afortunadamente estaban cerca. Apenas a unos metros del lugar donde se produjo el accidente se encuentra la que se denomina Casa de Socorro.

«Tenía la pierna muy mal y también heridas en el abdomen», explicó una testigo. Después de estabilizarlo, una ambulancia lo condujo de inmediato hasta el hospital Virgen del Castillo, donde se decidió un posterior traslado hasta el hospital de referencia, el Virgen de la Arrixaca. Desde el Centro de Coordinación de Emergencias confirmaron que su estado era muy grave al llegar a Murcia.

Las últimas noticias, al cierre de esta edición, sobre el estado de salud de esta persona apuntaban a que los médicos pretendían intervenirle quirúrgicamente después de estabilizar su estado en la UCI. Las heridas más graves las sufrió en una de las piernas. Además de los servicios sanitarios, hasta el lugar del suceso se trasladaron agentes de la Policía Local y Nacional que acordonaron de inmediato la zona.

Actos suspendidos

Allí, sobre la calle se veían los restos de lo que fue una fuerte deflagración. Nada se tocó para que la Policía Científica investigue las posibles causas del suceso que milagrosamente solo dejó un herido. El resto de personas que iban en el pasacalles acompañando a parte de las figuras más representativas de las fiestas patronales no resultaron heridas.

El suceso conmocionó a la ciudad. Lo que habitualmente es un acto de alegría en las fiestas, el denominado Jueves de Clavarios -donde curiosamente no se utiliza la pólvora tan presente en estas celebraciones- se convirtió en momento de dolor y preocupación por la salud de este vecino.

Minutos después de lo ocurrido, el presidente de la Asociación de Mayordomos, José Francisco Puche, anunció la suspensión de los actos previstos para ayer y su deseo de la pronta recuperación de esta persona. «Ha sido un desgraciado accidente con unos cohetes», expresó Puche en el lugar del suceso antes de trasladarse hasta el hospital para interesarse por el estado de salud del vecino afectado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos