La empresa barcelonesa Fasteners traslada a Yecla su sede social y fiscal

La firma, que produce 1.000 toneladas de hierro al año, justifica esta decisión por la situación política y social que se vive en Cataluña

ÁNGEL ALONSOYECLA

El desafío independentista ha empujado a Fasteners Distribución a reubicar su sede a casi 500 kilómetros de distancia de tierras catalanas, escogiendo Yecla como nueva sede social y fiscal. La empresa, situada en la localidad barcelonesa de Santa Perpetua de Mogoda, ha confirmado que adopta esta decisión debido a la situación política y social que se está viviendo en Cataluña desde el pasado 1 de octubre.

La compañía factura 2,5 millones de euros al año y su plantilla está compuesta por treinta empleados en Santa Perpetua de Mogoda. Fasteners Distribución se dedica a la tornillería y hace dos años empezó a comercializar sus productos en el sector del mueble tapizado en Yecla. Su representante en la localidad del Altiplano es José Antonio Hernández, quien explica que tienen en el polígono de la Herrada un almacén que «pretende ser la base para distribuir en Andalucía, Castilla-La Mancha y la Región de Murcia».

Los dueños se sienten muy agradecidos a Cataluña donde llevan viviendo más de medio siglo y vieron nacer a sus hijos, «pero me transmiten la falta de tranquilidad a la hora de saber lo que puede pasar».

Hernández precisa que cuando La Caixa y Sabadell cambiaron su sede social y fiscal, «fue cuando tomaron la decisión porque son las grandes empresas catalanas». La inseguridad jurídica que se respira en Cataluña y el resultado que se produzca en las elecciones del 21 de diciembre podrían propiciar que esta empresa adopte nuevas medidas. «Lo que decida la sociedad y la política puede provocar que trasladen la producción total fuera de Cataluña». Y entre las opciones de esta empresa, con un volumen de fabricación de 1.000 toneladas de hierro al año, y que exporta a Alemania, Arabia Saudí, Francia y América del Sur, estaría Yecla: «Ellos me comentan que tiene todo lo que necesitan y podrían traer maquinaria para la fabricación», asegura el representante de Fasteners Distribución.

El comercial, experto conocedor del sector mueble, reconoce que esta empresa catalana vive un momento «complicado». Y advierte de que la crisis política puede afectar a las empresas del mueble yeclanas que venden sus productos en Cataluña donde hay un mercado muy importante. «Hay que evitar el boicot a los productos catalanes porque no se lo hacemos a ellos, nos lo hacemos a nosotros mismos. Es un error cualquier boicot porque nos movemos en una economía global».

Temas

Yecla

Fotos

Vídeos