La edil de Turismo de Yecla acaba en Comisaría tras una bronca con el portero de una discoteca

Los agentes conversan con la edil Inmaculada García, al fondo de la imagen, junto a la discoteca. /LV
Los agentes conversan con la edil Inmaculada García, al fondo de la imagen, junto a la discoteca. / LV

El vigilante denunció a la Policía que una mujer ebria insistía en entrar, pero la concejal niega esta versión y solo admite que hubo «un incidente»

ÁNGEL ALONSO

Una mala noche para la concejal de Turismo, Empleo y Formación de Yecla. Y es que Inmaculada García Azorín terminó en Comisaría teniendo que explicar quién es. Agentes de la Policía Nacional trasladaron a la edil hasta dependencias de este cuerpo, tras negarse supuestamente a identificarse después de un rifirrafe con un portero de una discoteca que no la dejó entrar en la sala.

Ocurrió a las cinco de la madrugada del pasado domingo, a las puertas de un local nocturno de la calle San Luis. Allí, según han explicado fuentes de la Policía y han corroborado testigos presenciales, el empleado del establecimiento impidió la entrada a la concejal del PP. El propio portero comentó a los policías y confirmó luego a 'La Verdad' que la edil mostraba «signos evidentes de embriaguez», por lo que, de haberla dejado entrar, «habría supuesto un riesgo para su propia integridad física».

Pese a explicarle que no podía acceder y pedirle reiteradamente que se fuera de las puertas de la sala, el portero comentó que la concejal mostró una actitud nada colaborativa y le advertía reiteradamente «con que no sabía quién era ella, que era Inmaculada Concepción Azorín, la concejal del Ayuntamiento de Yecla», para intentar persuadirlo de que la dejaran entrar. Sostiene que llegó a explicar a la protagonista del incidente que utilizar un cargo para el beneficio propio podría ser constitutivo de una infracción penal.

Los agentes la trasladaron tras pedirle en varias ocasiones que se identificara sin conseguirlo

Parecer ser que esta situación quedó grabada con el teléfono de la edil, que mientras discutía con el portero estaba enfocando con la cámara de su móvil. Unas imágenes que no han trascendido, pero sí otras en las que se ve a la edil con los agentes.

La situación en la entrada de la discoteca no mejoró y, sobre las 5.30 horas de la madrugada, el portero decidió que no aguantaba más y llamó a la Policía para que se hiciera cargo de la situación. Minutos después, una patrulla del Cuerpo Nacional con tres agentes se personó en el lugar de los hechos. Los policías apartaron a la concejal de la entrada del local y volvieron a escuchar de voz de Inmaculada García su condición de cargo público en el Ayuntamiento, aunque no mostraba documento alguno que así lo acreditara.

Las mismas fuentes aseguran que la edil se negó reiteradamente a identificarse, por lo que los policías decidieron trasladarla finalmente hasta la Comisaría. Allí tampoco fue fácil el trámite. A los agentes les costó convencerla de que era necesario certificar su identidad. Incluso, la edil les advirtió de la supuesta obligación que ellos tenían de saber que estaban ante una concejal del Consistorio, explican las mismas fuentes. Al final, la Policía confirmó que se trataba de Inmaculada García Azorín.

La representante municipal no fue detenida en ningún momento, aunque sí podría enfrentarse a una sanción administrativa que puede alcanzar los 600 euros por negarse a identificarse a solicitud de un agente de la autoridad.

Curiosamente, será la Policía Local la que inicialmente proponga la cuantía de la sanción y el alcalde, Marcos Ortuño, quien después ratifique la posible multa a una integrante de su propio Gobierno local.

«Veníamos de una cena»

'La Verdad' se puso ayer en contacto con la concejal de Turismo, Empleo y Formación para que diera su versión de los hechos. La edil García negó lo manifestado por varios testigos, por el portero y lo que manifiestan distintas fuentes policiales.

Según ella, «un grupo de personas veníamos de una cena y hubo un incidente», sin explicar de qué incidente se trató. Luego, relató que «llegó la Policía y me pidieron el DNI tres veces. Les dije que no lo tenía y se pensaban los policías que estaba de cachondeo. No me sé el número, y nos fuimos a Comisaría. En diez minutos se resolvió. No pasó más».

La edil popular niega que estuviera ebria y también rechaza que dijera al portero y a los policías que «ella era la concejal del Ayuntamiento de Yecla» para que la dejaran entrar en el local. Además, asegura que no entiende el porqué le negaron el acceso y que no sabe los motivos por los que la Policía estaba allí. Tampoco entiende por qué estos hechos son noticia, ya que «no pasó nada».

García entró en política en las últimas elecciones municipales, formando parte de la lista del Partido Popular de Yecla en el puesto número 5 de la candidatura.

Temas

Yecla

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos