Consiguen capturar al macho cabrío asilvestrado del castillo

El macho cabrío (i), en el recinto donde ahora se encuentra./LV
El macho cabrío (i), en el recinto donde ahora se encuentra. / LV

Fue alcanzado con un dardo relajante y ya está en un refugio en Alguazas con ejemplares de su misma especie

ÁNGEL ALONSO

La cabra ya no tirará para el monte. El macho cabrío que durante los últimos meses ha estado viviendo a su libre albedrío en el cerro del castillo de Yecla fue capturado y ya se encuentra en las instalaciones de la asociación El Edén, ubicada en Alguazas. Así lo confirmaron ayer fuentes municipales, que explicaron que «ahora ya está en un recinto junto a otros animales».

En los últimos meses, las quejas de los vecinos de la zona se acentuaron y eran constantes por los problemas que estaba ocasionando el animal en algunos tejados y jardines. Incluso topaba contra viandantes que paseaban por la zona y que se lo encontraban a su paso.

En las últimas semanas se llevaron a cabo numerosos intentos de atrapar al animal utilizando sistemas tradicionales, como trampas y lazos. Finalmente, un dardo tranquilizante permitió que el macho cabrío pudiera ser capturado y trasladado a otra zona con el fin de que no provocara más destrozos. «Los que estuvieron cogiéndolo pasaron muy mal rato. Le alcanzaron con el dardo y el macho cabrío salió corriendo nada más recibir el impacto, hasta que llegó a la zona del depósito de agua. A los efectivos les costó bastante trabajo acceder al sitio en el que se metió. De hecho, fue necesaria la ayuda de varios agentes de la Policía Local», relató ayer el concejal de Sanidad, Ángel del Pino.

La intervención de varios agentes de la Policía Local fue necesaria a la hora de atrapar al animal

El animal se encuentra en Alguazas. «Ha estado en cuarentena un tiempo. Hemos comprobado que no tenía ninguna enfermedad. Ahora se encuentra en una especie de refugio donde comparte espacio con otros animales de su misma especie, por lo que está bien», puntualizó el edil.

«Me imagino que le buscarán una novia. Tendrá una buena vida allí con otros animales. Estoy seguro», bromeó el edil. De esta manera, se acaba con un problema para el Ayuntamiento. «Nunca nos planteamos matar al macho cabrío», comentó del Pino ayer, que recibió alguna crítica en este sentido. Ahora la cabra del Castillo tiene una nueva vida a decenas de kilómetros de Yecla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos