Cazado al volante en calzoncillos y cuadruplicando la tasa de alcohol

Un joven de Yecla se empotró presuntamente contra otros coches cuando circulaba a gran velocidad por la ciudad

ÁNGEL ALONSOYECLA

La Policía debe estar acostumbrada a ver prácticamente de todo en el día a día, aunque hay ocasiones en las que los agentes deben frotarse los ojos para confirmar que no es ficción lo que tienen ante ellos y esta, sin duda, es una de ellas.

El suceso ocurrió el pasado domingo, a primera hora de la mañana -en torno a las siete-. La Policía Local de Yecla recibió un aviso porque un coche se había empotrado contra otros vehículos y el conductor se había dado a la fuga. Los hechos sucedieron en la avenida de La Paz cuando el automóvil, que, según algunos testigos, circulaba a gran velocidad, perdió el control y dañó algunos turismos que estaban aparcados.

Las patrullas de guardia de la Policía Local, en ese momento, comenzaron un dispositivo de búsqueda para localizar el vehículo implicado en este siniestro. Unas tareas que finalizaron cuando los agentes lograron localizar a un joven, de 27 años, saliendo de un garaje en las inmediaciones de la calle Caravaca.

El primer detalle que llamó la atención de los policías locales fue que el conductor estaba en calzoncillos. No era una mañana fresca, se registraban en esos momentos 21 grados, pero tampoco el calor era tan asfixiante como para tener que conducir en paños menores.

Conducir en calzoncillos no constituye en sí un delito, por lo que los agentes decidieron levantar la mirada y hacer algunas preguntas. El interrogatorio consistió en saber de dónde venía y a dónde se dirigía. Algo sencillo aunque el automovilista no pudo ofrecer respuestas «que pudieran presuponer un comportamiento normal y razonable», según expresaron los agentes en el atestado.

Se comprobó, tras otras pruebas, que era el conductor del vehículo responsable de los golpes contra otros coches en la avenida de la Paz. Fue justo cuando se disponía a entrar a su casa, cuando se encontró a los agentes. Los policías le realizaron el oportuno test de alcoholemia y, según pudo saber este diario, este vecino arrojó un contundente positivo con una tasa que superaba en cuatro veces la máxima permitida. El joven fue detenido por un presunto delito contra la seguridad vial. Los dueños de los coches afectados han sido citados como perjudicados en el juicio que tendrá lugar en los próximos días.

Temas

Yecla

Fotos

Vídeos