Cáritas reconoce una caída de la pobreza aunque atiende todavía a 800 vecinos

Voluntarios de Cáritas Interparroquial en una campaña de recogida de alimentos en Yecla./SIETE DÍAS
Voluntarios de Cáritas Interparroquial en una campaña de recogida de alimentos en Yecla. / SIETE DÍAS
Yecla

El número de personas que sobreviven gracias al colectivo interparroquial desciende un 8%, ya que algunos miembros de las familias necesitadas han encontrado trabajo

CARMEN ORTÍN

La situación de carestía y pobreza energética en Yecla existe y se evidencia más en esta época de frías temperaturas. Hay un amplio colectivo desfavorecido que sobrevive gracias a Cáritas Interparroquial, aunque «durante este 2017 se ha observado un descenso en torno al 8% de personas que necesitan de nuestra ayuda», destaca con algo de optimismo el director de la entidad, José María Alonso. Este dato es digno de mencionar, porque parece que se están remontando todas las circunstancias que trajeron los años de crisis económica y hay muchas personas que han vuelto a encontrar trabajo y pueden hacer frente al día a día por sus propios medios.

Se nota que «poco a poco» va mejorando la situación y las demandas de ropa, de alimentos o de pago de facturas de luz son menores. Sin embargo, el director de Cáritas señala que «cada persona, cada familia desfavorecida tiene necesidades como cualquiera de nosotros y en las casas hay que pagar el consumo de agua, luz, butano, medicamentos, un sinfín de recibos que suponen las ayudas de emergencia a las que tenemos que hacer frente».

La brusca bajada de las temperaturas y las noches heladas que se han vivido estos días atrás han motivado la compra urgente de estufas y mantas para familias que no tienen nada para calentarse en estas adversas temperaturas. «Cada invierno compramos mantas nuevas. También este año vamos a comprar en torno a cien mantas para entregarlas a estas familias sin recursos ni estufas», asegura Alonso.

Ante la brusca bajada de temperaturas se ha realizado una compra urgente de estufas y mantas para las gentes sin recursos

Y las ayudas se extienden a la compra de otras necesidades como las gafas graduadas o los libros de texto, porque aunque la situación es menos complicada, actualmente Cáritas atiende a unas 250 familias, lo que supone más de 800 personas. Un número de vecinos bastante alto, a los que Cáritas trata de ayudar por todos los medios.

Alonso reconoce que cuentan con la implicación de la sociedad, «porque Yecla es un municipio extremadamente sensible con todo lo que ocurre, es un pueblo muy solidario y a través de actos y eventos de todo tipo responde ante la vulnerabilidad de sus vecinos. Tampoco hay que olvidar que Cáritas Interparroquial se mantiene con las aportaciones y las ayudas de nuestros convecinos, ayudas públicas y privadas, donativos y la colaboración de otras asociaciones locales».

La motivación de las fiestas

En el municipio, el mes de diciembre es muy especial y motivador de la solidaridad de los yeclanos, con las Fiestas de la Virgen y el Besamanos a la Patrona, que se realiza en la basílica y se convierte en una jornada para la aportación de una gran cantidad de alimentos y donativos.

Además, se realiza el Concierto del Kilo, organizado por la Banda de la Cofradía de San Pedro Apóstol, y la tarde de Nochebuena, la televisión local Teleyecla realiza un programa especial que también sirve para recoger alimentos destinados a Cáritas. Son algunos de los acontecimientos que este mes «recargan las provisiones de nuestros almacenes, sin olvidar que estamos en el ecuador de la campaña de recogida de alimentos en todos los centros escolares, y nos ayudan a realizar la labor social con la que estamos comprometidos en Cáritas», apunta con satisfacción José María Alonso.

Temas

Yecla

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos