La autovía ya solo espera al ministro

Uno de los tramos de la autovía entre Yecla y Jumilla, ya terminada. / A. Alonso

La previsión es que el titular de Fomento o algún otro miembro del Gobierno inaugure el tramo con Jumillla la próxima semana

ÁNGEL ALONSO

El tramo de la autovía entre Yecla y Jumilla está terminado. Solo falta para la entrada en servicio que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, encuentre un hueco para acercarse de nuevo por la Región para la inauguración oficial. El propio presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, confirmó el pasado lunes, en la inauguración de la Feria del Mueble, que «se abrirá al tráfico en los próximos días, adelantándonos un año a la fecha prevista de finalización de las obras».

El pasado jueves, los trabajadores que había en la obra se despedían de sus compañeros ya que está todo hecho en los tres subtramos en los que se dividió la obra. Los últimos días se han dedicado a colocar las vallas de protección y la señalización horizontal. Trabajos que comenzaron en agosto, y hasta ahora.

Así, los 23,4 kilómetros de la A-33 entre Yecla y Jumilla son una realidad a falta de que se realice la inauguración oficial. En este sentido, fuentes del PP regional aseguran que se está a la espera de que «haya agenda libre» del titular de Fomento o de otro ministro que pueda reemplazarle; por ejemplo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Eso sí, las mismas fuentes aseguran nunca antes del 1 de octubre, ya que el referéndum de Cataluña tiene a todo el Ejecutivo central trabajando en ese tema. Puede ser la semana que viene. Los 23,4 kilómetros del tramo de la autovía terminan en Yecla con la señalización del kilómetro 54. Esa es la distancia entre Yecla y Blanca que recorrerán los vecinos que vayan a Murcia por la A-33 hasta enlazar con la autovía Albacete-Murcia.

Han sido 33 meses de obras de los 40 que planificó el Ministerio de Fomento cuando el 1 de octubre hizo pública la adjudicación de los tres tramos a tres empresas con un presupuesto de licitación de 69 millones de euros. Diez menos de los que salió a concurso. Fue en diciembre del año 2014 cuando la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, actual presidenta del Congreso de los Diputados, puso la primera piedra de las obras donde se vivió aquel curioso episodio del «mojón de quita y pon».

Por lo tanto, la obra se inaugurará con un adelanto de entre cuatro y siete meses, desde la adjudicación y el inicio, sobre lo que Fomento anunció. Rapidez pese a que el año pasado se ralentizaron los trabajos por falta de presupuesto, según la denuncia que hizo Podemos en el Parlamento nacional y que se constató sobre el terreno.

Carretera de Pinoso

La autovía desemboca en Yecla por la carretera que transcurre hacia la localidad alicantina de Pinoso, a cuatro kilómetros del casco urbano de Yecla. Un rotonda en la intersección de la carretera comarcal y la autovía, será el nudo de conexión para acceder y salir de la A-33.

Una autovía que transcurre por la senda por donde hace décadas el famoso tren 'chicharra' iba hacia Jumilla. Un paraje aislado que permitirá llegar a Murcia como mínimo once minutos antes que si se circula por la carretera nacional. Esto es, un viaje de unos 45 minutos para llegar a la capital de la Región.

El tramo entre Yecla y Jumilla se ha construido con unas pendientes muy suaves, con lo que los vehículos que utilicen este nuevo trazado evitarán las pronunciadas rampas de la carretera N-344. Por esa ya antigua nacional, todavía circulan 5.500 vehículos al día, según las mediciones del Ministerio de Fomento.

Temas

Yecla

Fotos

Vídeos