La Verdad

Roban un contenedor con material de Cáritas instalado junto al convento

  • Los ladrones reventaron el candado y se llevaron todo el instrumental que un supermercado había donado a la ONG y lo donado, al parecer usando un camión, sin que nadie se percatase

Alguien debió ver algo porque la «hazaña» no es nada fácil. Un contenedor de hierro, completamente cerrado y repleto de estanterías donadas a Cáritas fue robado en plena calle en Yecla, sin que hasta el momento se sepa nada ni de los autores, ni de dónde está el material. El contenedor estaba colocado a las puertas del convento, situado en la avenida Literato Azorín, y fue alquilado por la institución benéfica, ya que un supermercado, en proceso de reforma, había decidido donar las viejas estanterías que iba a sustituir. «Aceptamos las estanterías encantados y nos alegramos mucho porque vamos a cambiar de sede. Nos venían muy bien para las nuevas instalaciones», explicó el director de Cáritas, José María Alonso.

En el almacenaje de las pesadas estanterías se requirieron varios voluntarios de Cáritas y un camión para su traslado hasta el contenedor donde las guardaron hasta poder trasladarlas a la nueva sede. Sin embargo, unas horas después de depositar el material la sorpresa se la llevaron cuando esos mismos voluntarios descubrieron que los amigos de lo ajeno habían arramblado con todo lo que encontraron en el contenedor que apareció con el candado de la puerta reventado. «Creemos que nos estaban observando cuando depositamos las estanterías», relata Alonso, contrariado por la pérdida. Además, lo sorprendente del robo es que debieron de ser varias personas las que lo perpetraron por la cantidad y el peso del material. «Y tuvieron que usar un camión para su transporte porque si no es imposible», relató.

La Policía Nacional lleva la investigación de los hechos, aunque también se pide la colaboración de los vecinos. «Seguro que alguien vio algo en la madrugada del martes pasado porque ha tenido que ser un grupo de personas las que se han llevado el material. Debió de ser visible para cualquiera que pasara por el lugar», advierte el responsable de la ONG católica. Por eso, desde Cáritas hacen un llamamiento a para encontrar pistas que den con los ladrones que seguramente intentarán vender estas estanterías como chatarra y sacar un beneficio económico.

Temas