Ximo Puig se distancia de García-Page y refuerza su alianza con Murcia por el agua

Ximo Puig y Fernando López Miras, durante la reunión de ayer en la delegación de la Generalitat Valenciana en Alicante./EFE
Ximo Puig y Fernando López Miras, durante la reunión de ayer en la delegación de la Generalitat Valenciana en Alicante. / EFE

López Miras y su homólogo de la Comunidad Valenciana abren una nueva etapa de colaboración para mejorar la financiación y las infraestructuras

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

«Entiendo su posición, pero no la comparto», manifestó el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, sobre el rechazo al Trasvase Tajo-Segura que mantiene su compañero de partido Emiliano García-Page. El líder valenciano hizo ayer más visible su alianza con la Región de Murcia en materia de agua, financiación e infraestructuras con motivo de la reunión que mantuvo en Alicante con el presidente Fernando López Miras. Ambos reforzaron la colaboración de ambas comunidades autónomas -una gobernada por el PSOE y la otra por el PP- suscribiendo una declaración institucional en la que reclaman soluciones rápidas del Gobierno central y de los grupos políticos para estos tres asuntos clave.

«Queremos construir puentes, no frentes», señaló el presidente valenciano para definir la renovada alianza entre ambas regiones. Apuntó que se inicia un «nuevo camino de mayor colaboración» para resolver problemas comunes «que no pueden esperar más». López Miras puso el acuerdo como «un ejemplo para superar las ideologías políticas y los intereses partidistas».

Financiación

0
Una vez presentado el Informe de la Comisión de Expertos sobre la reforma del sistema de financiación autonómica, y estando en su recta final el informe del Comité Técnico Permanente de Evaluación, los gobiernos de las comunidades autónomas de Murcia y Valencia instan al Gobierno de la Nación y a los distintos grupos políticos con representación parlamentaria a aprobar en 2018 un nuevo modelo de financiación, que termine con los problemas que presenta el actual.
1
La reforma del sistema de financiación autonómica no debe abordarse como un debate de territorios, sino con el objetivo de mejorar el funcionamiento del Estado del Bienestar, poniendo en el centro las necesidades de las personas, con independencia del territorio donde vivan. El diseño y la conformación del nuevo Sistema de Financiación Autonómica no puede suponer un conflicto entre regiones o de estas con el Estado.
2
El nuevo modelo tiene que proporcionar una financiación suficiente para que las comunidades autónomas puedan prestar todos los servicios públicos de los que son responsables, con unos niveles de calidad adecuados y sin incurrir en déficit.
3
Hay que construir un sistema que equipare en recursos a las distintas regiones. No es admisible que existan las actuales diferencias en las financiaciones por habitante ajustado para gestionar el mismo nivel de competencias.
4
El sistema de financiación debe proporcionar estabilidad a la financiación de la sanidad, la educación y los servicios sociales; tres de los cuatro pilares del Estado del Bienestar, no dejándola al albur de los vaivenes del ciclo económico. A tal efecto, debe construirse un índice de necesidades y activar un Fondo de reserva en los años de crecimiento de la recaudación por encima de las necesidades, que se utilizaría en los periodos donde la evolución de los ingresos tributarios no alcanzara la del índice de necesidades.
5
Asimismo, debe asegurarse un principio de lealtad institucional entre el Estado y las autonomías. Puesto que la mayoría de las normas que regulan estos servicios públicos fundamentales y las decisiones de su evolución emanan del Estado, las nuevas necesidades de gasto deben ir acompañadas de nuevos recursos.
6
El nuevo modelo debe ser sencillo, transparente, predecible y, por tanto, permitir la planificación a medio y largo plazo ya que esta será un requisito que posibilite la consolidación fiscal en las autonomías.
7
Todos los principios enunciados deben contemplarse igualmente en el diseño de la financiación de los servicios prestados por las corporaciones locales a los ciudadanos.
8
Sostenibilidad financiera. Paralelamente, debe abordarse la problemática derivada de los déficits presupuestarios generados por la infrafinanciación autonómica y que se han traducido en un nivel de deuda difícilmente abordable. La infrafinanciación que han experimentado las comunidades autónomas debe ser tratada y solucionada como un problema de Estado.

Agua

La Comunitad Valenciana y la Región de Murcia aportan con su producción agrícola recursos esenciales
, valor añadido, empleos y cifras de exportación que le convierten en un sector fundamental para el conjunto de España. La mayor parte de esa agricultura mediterránea depende del regadío como factor fundamental de viabilidad y de futuro. No obstante, padecemos un déficit estructural de agua que va más allá de las situaciones de sequía. Este hecho hace necesario aplicar políticas que velen por una gestión eficiente y uso sostenible del agua, adaptadas al escenario del cambio climático e infraestructuras suficientes que proporcionen nuevas aportaciones de agua. Es una cuestión de Estado, que por tanto exige un pacto macional participado y solidario entre territorios que evite las desigualdades garantizando el suministro de agua en condiciones adecuadas de calidad y cantidad en cumplimiento de la Directiva Marco del Agua.

Infraestructuras

La Comunitad Valenciana y la Región de Murcia forman parte de un eje esencial
para el desarrollo, el crecimiento económico y el empleo de España.
Las autonomías por las que transcurre el Corredor Mediterráne
o representamos el 50% de la población española, 45% del PIB del país, 47% del tejido productivo, 46% del empleo, 51% de la exportación de bienes, 63% del tráfico de mercancías portuarias y equivaldríamos al séptimo puesto de importancia por PIB en la UE.
Estos datos afianzan la importancia del Corredor Mediterráneo como la infraestructura fundamental
para el futuro de España, y remarcan la necesidad de impulsar inversiones suficientes que permitan agilizar la culminación de un proceso de vertebración nacional y europeo que pasa por la finalización de las actuaciones del Corredor y la mejora de las infraestructuras portuarias, ferroviarias y de la red viaria de la Comunitad Valenciana y la Región de Murcia.

¿Habla con su compañero de partido, Emiliano García-Page, sobre el agua y el Trasvase? ¿Existe alguna posibilidad de acuerdo? Ximo Puig contestó que los dirigentes políticos deben lealtad a sus territorios y sus gentes, y que en el caso del Tajo-Segura entiende pero no comparte la posición del presidente de Castilla-La Mancha. Puig expresó su satisfacción porque se hayan reanudado los desembalses a la cuenca del Segura y abogó por dar seguridad a los regantes y a la «agricultura más competitiva», potenciando el sector agroalimentario de ambas regiones para que no se detenga su desarrollo y la generación de empleo, que redundan en el resto de España. En este sentido, consideró que hay margen para un mayor crecimiento de las exportaciones hortofrutícolas.

«Somos un ejemplo de superación de ideologías y de intereses partidistas; se inicia un nuevo tiempo de colaboración entre ambas comunidades» | «El maltrato continuo a los murcianos y valencianos debe corregirse; sufrimos desigualdad y discriminación debido a la mala financiación» Fernando López Miras. Presidente de la Comunidad de Murcia

«Queremos construir puentes y no frentes. No deseamos confrontación con nadie, pero padecemos una situación asimétrica que es insoportable» | «Agua, financiación e infraestructuras son tres hitos políticos para el desarrollo de nuestras dos regiones que no pueden esperar más tiempo» Ximo Puig. Presidente de la Generalitat Valenciana

«Lo importante es que después de un año habrá trasvase; veníamos pidiendo desde hace meses un aporte de urgencia ante una situación muy dramática». Insistió en que hay que realizar «un ejercicio pedagógico permanente; no queremos política partidista ni con el agua ni con la financiación, en absoluto. No deseamos confrontación». Junto con López Miras, reclamó un pacto nacional que garantice agua para siempre para todos los territorios, y que cuente con el respaldo de los dos grandes partidos. El presidente murciano incidió en que ambas comunidades son «la huerta y la despensa de Europa», con una agricultura «competitiva que no despilfarra el agua». Las definió como «motores agroalimentarios».

Page: «Es un insulto»

Casi a la misma hora, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tachó el nuevo trasvase de «insulto e inmoralidad» y abogó por un pacto que consiga que el río «desemboque en el Atlántico y no en el Mediterráneo». En Illescas, lamentó que la estrategia nacional «haya vuelto al corto plazo», y que se lleven «las primeras cuatro gotas» que han caído, informa Europa Press. «Hoy por el canal va más agua que por el río, y hay tantos desperfectos en el Trasvase como para decir que se despilfarra el agua que le quitan al Tajo. Entendemos las necesidades del Levante y de los regantes, pero también de los regantes de Castilla-La Mancha que llevan años esperando nuevos regadíos», dijo.

Volvió a reivindicar el uso de las desaladoras, ya que en los últimos meses «han salvado» la situación. «Es hora de plantear que las desaladoras sean la solución definitiva y no la solución provisional», concluyó. López Miras y Ximo Puig también apostaron por potenciar la desalación, que, a juicio del presidente murciano, «siempre será un complemento». «Hay que mezclar el agua desalada con otros caudales, ya que por sí sola no sirve para los regadíos».

En la declaración institucional no se hace mención expresa al Tajo-Segura, aunque ambos presidentes sí reclaman «infraestructuras suficientes que proporcionen nuevas aportaciones de agua».

Piden un fondo de reserva

El otro frente de batalla, la financiación, mostró la complicidad sin fisuras de ambos presidentes, que denunciaron cómo la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana son los territorios peor tratados. Quieren poner la financiación de nuevo en la agenda política nacional y apelan a la aprobación este mismo año del nuevo modelo. «Existe una situación asimétrica insoportable en España. Con la financiación adecuada, habríamos crecido por encima del 4%. Hay que acabar con esta injusticia», destacó Ximo Puig. Enfatizó que hay que buscar una solución a la deuda, que a su juicio se debe a la mala financiación.

Fernando López Miras apostó por «la solidaridad, igualdad y justicia». «Estamos discriminados porque los murcianos recibimos 250 millones de euros menos al año que la media española. En la Comunidad Valenciana es todavía peor. Este maltrato continuo a murcianos y valencianos debe corregirse», apuntó. En la declaración institucional, los presidentes proponen activar un fondo de reserva en los años de crecimiento, para utilizarlo en los periodos de insuficiencia tributaria.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos