Los viejos trasvasistas nunca mueren

Miguel Ángel Ródenas y Francisco Jódar, en junio./Edu Botella / AGM
Miguel Ángel Ródenas y Francisco Jódar, en junio. / Edu Botella / AGM

El Gobierno regional y la CHS parece que juegan a poli bueno y poli malo ante los regantes, en una semana en la que tendrán que retratarse todos los partidos políticos

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Abro el correo y leo: 'Exigencia de un riego de socorro con recursos externos a esta cuenca hidrográfica, al objeto de evitar un daño medioambiental irreversible por la muerte de más de 60 millones de árboles frutales'. Esto no estaba en el guión. El Círculo por el Agua propuso en un cónclave anterior medidas que no molestaban a otras comunidades autónomas, dijo, pero ahora exige el lote completo mientras calienta la semana más conflictiva en su lucha por el agua. En este momento procesal resulta más fácil pedir la Luna que otra transferencia de agua desde la cabecera del Tajo al Segura. Por pedir que no quede, pero si se abrieron los cielos cuando se envió un hectómetro comprado a Estremera, es fácil imaginarse que se montará la mundial con semejante petición y con las reservas de Entrepeñas y Buendía por los suelos. No solo eso; el cierre del acueducto tiene muy mala lectura: abona el terreno para quienes predican su fracaso, ya que la clausura del canal no se queda en la mera cautela garantista de las necesidades de los municipios ribereños, sino que deja al desnudo el cuerpo y alma de esta infraestructura que ha propiciado el mayor desarrollo del Sureste. En el año 1995 estuvo peor la cabecera del Tajo, y se autorizó un desembalse 'in extremis', pero aquella proeza de Felipe González y José Borrell es impensable en estos tiempos. Y no salió gratis, ya que el presidente castellano-manchego, José Bono, aprovechó la situación para que le aprobaran la construcción de un trasvase a Ciudad Real vía decreto y a costa de los recursos de la cabecera del Tajo.

Años perdidos y sin soluciones

Al revés: se culpa al Trasvase y no a la brutal sequía

La consigna de que el Trasvase es el culpable, y no la brutal sequía, está calando en determinados sectores, donde los acueductos sin agua se comparan con los aeropuertos sin aviones. Le achacan incluso que haya subido el recibo de la luz porque hay menos producción hidroeléctrica en los embalses. El hombre del tiempo de Antena 3, Roberto Brasero, se despachó hace unos días mostrando unas fotos de los embalses de Entrepeñas y Buendía que le envió un colectivo defensor del Tajo, para concluir que estaban así por culpa de los trasvases al Levante, cuando es público y notorio que el canal está cerrado desde mayo y que la sequía ha dejado temblando hasta la cuenca del Duero. También se han abonado a este discurso algunas piezas de otras cadenas, sin dar opción al contraste de información y sin echar una miradita a la cuenca del Segura, la más esquelética de Europa. O sea, que no están los tiempos para la lírica de los trasvases; y el mensaje del Sureste no llega con la misma fuerza porque se han perdido muchos años sin aportar soluciones desde Madrid.

Dos visiones distintas

Aguas turbulentas con el equipo de García Tejerina

Los principales actores se toman el chocolate de espaldas. Los puentes están rotos o muy deteriorados. En el Ministerio están hasta la coronilla del bloque reivindicativo murciano porque hay dos discursos muy diferenciados: el equipo de García Tejerina no ve el problema igual que los regantes. Piensan en Madrid que estos tensan la cuerda demasiado y que hasta ahora han regado y han mantenido sus producciones, aunque una parte esté deslocalizada. Los usuarios del Trasvase, por su parte, arremeten contra la flagrante falta de soluciones del Ministerio a un problema mil veces denunciado. Ni siquiera están las desaladoras optimizadas y ampliadas para afrontar esta situación después de siete años de Gobierno de Rajoy. Se han dormido en los laureles poniendo parches con los decretos de sequía, con el señuelo de un pacto de Estado y con la evidente renuncia a estudiar nuevos trasvases, que ni están ni se les espera.

¿Qué hará el miércoles?

López Miras pidió la cabeza de Ródenas

De cara al exterior crece el distancimiento entre el Gobierno regional y la Confederación Hidrográfica del Segura, brazo ejecutor del Ministerio. Aunque a veces da la impresión de que se han repartido los papeles de poli bueno y poli malo ante los regantes. El consejero Francisco Jódar y el dirigente de la CHS, Miguel Ángel Ródenas, son amigos y a la vez enemigos de cualquier confrontación. El Gobierno de López Miras se ha aliado con los regantes frente al cierre de las acequias, el desmantealmiento del salmueroducto del Campo de Cartagena y cuantas reivindicaciones planteen, lo cual le coloca en la tesitura de apoyar de forma 'activa o pasiva' la manifestación del miércoles contra la CHS y el Gobierno central. A ver qué pasa hasta entonces, con el añadido de que el expresidente Alberto Garre trata de comerle al PP regional el terreno, nunca mejor dicho, en un sector que le trata como a uno de los suyos.

Cuentan en el PP que López Miras le pidió a Mariano Rajoy la cabeza de Miguel Ángel Ródenas. No se sabe si correrá la misma suerte que el exdelegado del Gobierno, Antonio Sánchez Solís, aunque Ródenas tiene unos fuertes amarres en el Ministerio y el equipo de García Tejerina se resiste a cesarlo porque eso representaría una derrota de su gestión del agua, y menos estando de uñas con los regantes y quienes le apoyan. Ya lo intentó sin éxito Pedro Antonio Sánchez. En resumen, hemos pasado de la miseria a las más altas cotas de la pobreza hídrica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos