La venta de vehículos sigue imparable y recupera los valores previos a la crisis

La matriculación de coches aumentó en 2017 casi un 9% en la Región, por encima de la media nacional

RAÚL HERNÁNDEZ y EFE

La recuperación económica se hace notar en la venta de vehículos, uno de los mejores termómetros para conocer la salud del bolsillo de los ciudadanos. La Región de Murcia registró la matriculación de 26.510 vehículos durante 2017, un 8,8% más que el año previo. Esto supone el cuarto mayor aumento interanual por comunidades autónomas, según datos difundidos ayer por las patronales del sector automovilístico, las asociaciones de fabricantes (Anfac), de concesionarios (Faconauto) y de vendedores (Ganvam).

Esta tendencia se viene produciendo en los últimos años, pero en este caso indica que ya no se trata de una mejoría circunstancial del sector sino de un mantenimiento de esa recuperación que acaricia ya cifras de ventas semejantes a los años de bonanza. Eso sí, el porcentaje de incremento en las ventas nacionales (7,7%) muestra una ralentización respecto al aumento registrado en 2016, superior al 11%.

Asimismo, uno de los datos que más llaman la atención es el incremento de hasta un 39% en la venta de vehículos todoterrenos, de gama medio alta, lo que da una idea de por dónde se mueve el consumidor. Sin embargo, para llegar hasta este momento el sector ha tenido que reinventarse. La recuperación ha sido como un destierro en el desierto. El de la venta de coches fue uno de los primeros negocios en sentir el desmoronamiento cuando se inició la crisis económica. «Muchas empresas no lograron sobrevivir y el resto sufrió para mantenerse. Quienes han resistido han tenido que mudar la piel y hacer cambios apostando por el volumen, por reducir gastos y por el crecimiento. Tenemos claro que el mercado nunca será igual que en 2004 o 2005. Ahora estamos en un entorno mucho más competitivo y agresivo», explica José de la Cruz López, presidente del Gremio Regional de Talleres de la Región (Gretamur-Fremm).

La transformación se produjo de manera obligatoria ante el desarrollo vertiginoso de las nuevas tecnologías y la irrupción del nuevo perfil del comprador más exigente y desconfiado, escarmentado tras años muy difíciles. El cliente busca productos de calidad, con buen servicio de venta pero a bajo coste. Eso ha provocado modificaciones estructurales y conceptuales de las empresas.

«Las marcas han apostado por el volumen con concesionarios de mayor tamaño en los que caben más unidades y que, por tanto, pueden ofrecer precios más competitivos. También se ha mejorado la atención al cliente e impulsado la venta de productos asociados al automóvil como pueden ser accesorios, seguros, financiación y mantenimiento. Se trata de un entorno más comercial. Antes no nos preocupábamos de esas cosas. Hoy son nuestra piedra angular. Ahora buscamos que el comprador permanezca con la marca toda la vida a través de otros servicios asociados a su compra».

Si la venta de coches nuevos crece rápidamente, el de segunda mano va a velocidad de crucero. La Región suma ya casi 61.700 unidades, a falta del último mes del año, lo que supone un incremento del 11% en comparación con los once primeros meses del ejercicio pasado. Este mercado también ha sufrido cambios, como un mayor cuidado de los vehículos de ocasión. Además, su puesta a la venta se realiza a los pocos años, por lo que el producto es más atractivo.

El Gobierno también ha contribuido al impulso del sector con las ocho ediciones del plan PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente) que se inició en verano de 2012. Un plan que estaba pensado para la renovación del parque de vehículos y que, en muchos casos, ha supuesto un «flotador» para muchas empresas.

Por otra parte, el mercado de vehículos eléctricos también sigue creciendo de forma imparable. En 2017 las matriculaciones se situaron en 13.021 unidades en 2017, lo que representa una subida del 110,6%.

Peugeot se coloca como la marca líder del mercado regional

Peugeot fue el año pasado la marca más vendida en la Región, con 2.066 unidades y un aumento respecto a 2016 del 12,4%. En segundo y en tercer lugar se encuentran Renault y Dacia, respectivamente. Por otra parte, el Seat León terminó el año 2017 como líder del mercado español de turismos, al registrar 35.316 matriculaciones, un 4,9% más que en 2016. Tras el Seat León se encuentran el Seat Ibiza y el Renault Mégane. La marca española comercializó un total de 33.757 unidades del Ibiza y Renault vendió 32.131.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos