El vello púbico cerca al sospechoso de violar a una joven en un portal

El acusado, Pablo J. C., ayer, durante su declaración./V. Vicéns / AGM
El acusado, Pablo J. C., ayer, durante su declaración. / V. Vicéns / AGM

Pablo J. C. negó ante la Audiencia la agresión sexual, pero no pudo explicar por qué la Policía halló sus muestras en el lugar donde se produjo

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Niega la mayor. El brasileño Pablo J. C., acusado de la violación de una joven en el portal de su edificio, en la zona de Las Tascas, en Murcia, sostuvo ayer ante la Audiencia Provincial que nada tuvo que ver con esta agresión. El sospechoso, para el que la Fiscalía pide hasta 12 años de prisión por un supuesto delito de agresión sexual y otro de lesiones, no pudo ofrecer, sin embargo, una explicación factible al hecho de que aparecieran dos vellos púbicos suyos en el lugar donde supuestamente se consumó la violación. «No sé cómo aparecieron allí», recalcó ante las tres magistradas que componían el tribunal. «No tengo ninguna explicación».

La violación de esta joven, cuya declaración se realizó a puerta cerrada, se produjo a primera hora de la mañana del 16 de julio de 2011, hace casi siete años, cuando entraba en su vivienda, ubicada en la zona de Las Tascas, en la capital murciana. Según sostiene el representante del Ministerio Público, el sospechoso la empujó hacia dentro del portal y, tras un forcejeo, le tapó la boca con una mano para que no gritara y la tiró al suelo. En ese movimiento, la chica se golpeó supuestamente la cabeza con el suelo mientras su agresor le repetía «te lo mereces, te lo mereces, esto te pasa por tonta». La Fiscalía sostiene que, aprovechando que la víctima se encontraba boca abajo, el acusado le rompió la ropa y la agredió sexualmente.

«Tomé cocaína y speed»

El procesado explicó, ante el tribunal, que por aquel entonces vivía en Águilas, aunque aquella noche se trasladó a Murcia para celebrar el cumpleaños de un amigo. Según explicó, durmió en casa de uno de sus compañeros, que vivía también por la zona de Las Tascas, pero negó que entrase al portal de la víctima o que la agrediese sexualmente.

El letrado de la acusación particular interrogó al acusado sobre los restos de semen hallados en la vagina de la víctima y que supuestamente coinciden con su ADN. Un hecho para el que tampoco dijo tener respuesta. Pablo J. C. sí remarcó que cuando se le tomaron las muestras de su perfil genético en el Instituto de Medicina Legal no se le indicó para qué eran esas muestras. El acusado subrayó, además, que aquella noche había tomado varias drogas: «cinco o seis porros y medio gramo de cocaína y speed».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos