Veinte ayuntamientos acumulan más de 7,5 millones de euros en facturas en los cajones

Edificio del Ayuntamiento de Torre Pacheco.
Edificio del Ayuntamiento de Torre Pacheco. / LV

Torre Pacheco lidera el ranking de impagos con 1,5 millones, mientras el Ministerio de Hacienda contabiliza 9 consistorios menos con obligaciones de pago pendientes que en el ejercicio anterior

ZENÓN GUILLÉN y S. SÁNCHEZMurcia

Hasta veinte ayuntamientos de la Región guardan en sus cajones miles de facturas sin pagar por trabajos y servicios prestados el pasado año. Así se desprende de los datos oficiales del Ministerio de Hacienda y Función Pública sobre la denominada cuenta 413, que computa los gastos ejecutados pero no pagados. El montante económico pendiente de abonar a empresas y autónomos por el conjunto de esos consistorios se sitúa por encima de los 7,5 millones de euros al cierre del pasado año. Una cantidad que revela la persistencia de los problemas financieros en las arcas locales a la hora de afrontar los compromisos, más allá de las malas prácticas.

Del total de 4.703 consistorios de toda España que acumulan facturas pendientes por valor de 1.042 millones de euros, en la comunidad murciana destacan los casos de Torre Pacheco, La Unión, Los Alcázares, Cartagena, Murcia, Puerto Lumbreras, Yecla, Librilla y San Javier, en este ranking negativo. Aunque en ese listado regional aparecen también los municipios de Molina de Segura, Archena, Fortuna, Jumilla, Bullas, Campos del Río, Mula, Águilas, Lorquí, Totana y Cieza.

Sin embargo, existen diferencias claras en cuanto a las cuantías por resarcir por esos gastos ejecutados y no pagados, así como a la evolución en los dos últimos años de esas obligaciones. Al respecto, Torre Pacheco cerró el ejercicio 2016 con una cuantía de más de 1,5 millones de euros, tras aumentar en más de medio millón con respecto a la liquidación de 2015. También son significativos los casos de Yecla, bajo el mando del popular Marcos Ortuño, que ha pasado de 73.245 euros pendientes a 468.893 euros; y Molina de Segura, con la socialista Esther Clavero, al frente, que de tener cero euros en facturas sin pagar alcanzó el pasado año los 296.993 euros.

Responsabilidades políticas

En cualquier caso, el Consistorio pachequero, con su alcalde independiente, Antonio León, dice estar comprometido para dejar a cero esas facturas pendientes de pago de cara al futuro (tanto las que hay registradas, como alguna que pudiera quedar en los cajones), a fecha del próximo 31 de julio. Así lo aseguró a 'La Verdad' su concejal de Hacienda, Carlos López, quien culpabiliza de estos números al anterior equipo de gobierno municipal, «una herencia envenenada más del Partido Popular, que nosotros hemos querido aflorar en su totalidad en aras de una mayor transparencia».

El edil aseguró que durante el gobierno local del PP (junio 2003-noviembre 2015) se acumularon «facturas sin registrar, que no aparecían en la cuenta 413, y muchas de ellas se metieron por registro la semana después de la moción de censura en la que se eligió a León como regidor, en noviembre de 2015».

La cuenta 413

López viene a reconocer la importancia de la cuenta contable ministerial, denominada 413, que bajo el título 'Acreedores por operaciones pendientes de aplicar a presupuesto' recoge las obligaciones derivadas de gastos realizados o bienes y servicios recibidos por la entidad municipal, «para los que no se ha producido su aplicación a presupuesto siendo procedente la misma», y sin haberse dictado aún el correspondiente acto formal de reconocimiento y liquidación. O lo que es lo mismo, que se compromete un gasto por unos servicios prestados, sin contar con el correspondiente crédito presupuestario para poder pagarlos.

Eso sí, tampoco se puede obviar que otra serie de ayuntamientos murcianos sí que han conseguido salir del listado ministerial por dichas operaciones pendientes de aplicar a presupuesto, en la última comparativa anual. Se trata de Mazarrón, que logró pagar en 2016 los 849.044 euros pendientes del año anterior, hasta dejar las facturas en los cajones a cero; así como Ricote (342.624), Lorca (209.584), Alcantarilla (163.385), San Pedro del Pinatar (141.014), Alhama de Murcia (69.137), Santomera (18.607) y Ulea (12.000 euros). De hecho, en un año se ha pasado de un total de 17,5 millones de euros a 7,5.

El Plan de Pago a Proveedores, puesto en marcha por el Gobierno para dar soluciones a las corporaciones locales, jugó al respecto un papel clave a la hora de ofrecer la liquidez suficiente para poder abonar los gastos no pagados. Aun así, son muchas todavía las facturas que siguen arrinconadas en los cajones municipales, algunas de anteriores gobiernos locales.

Así lo refleja el concejal de Hacienda de Torre Pacheco, que en el acumulado de facturas pendientes de 2015, «hay 540.000 euros que incluyen fiestas de los años 2012, 2013 y 2014 por importe de 177.000 euros y la liquidación de una infraestructura municipal, el Cemidi, de 114.725 euros, cuya aprobación resulta muy difícil por no estar justificadas las prestaciones».

Sin embargo, la mayor parte de los importes en el caso del municipio del Campo de Cartagena derivan de contratistas de servicios, que «de hecho, responden a facturas de contratos ya vencidos, y que estamos fiscalizando de manera exhaustiva», afirmó el responsable de Hacienda. Entre esas facturas ya registradas, pero pendientes de aprobación, hay 662.000 euros de STV (recogida de basura), 142.425 del servicio de grúas y 111.000 del parking subterráneo del Ayuntamiento.

Además de esto, las inundaciones sufridas el pasado mes diciembre en la localidad pachequera «también provocaron un incremento de la cuenta contable, como ha ocurrido igualmente en otras localidades del Mar Menor, como el mismo ejemplo de Los Alcázares.

Así las cosas, tras la llegada, el pasado uno de abril, al Ayuntamiento de Torre Pacheco del conocido interventor Fernando Urruticoechea, el gobierno local ha aprobado una modificación de crédito por importe 2,3 millones de euros para aprobar a finales de julio todas las facturas pendientes y dejar la cuenta a cero.

López admitió que «tras el nuevo modelo de contabilidad implantado por la Concejalía con Urruticoechea, se prevé aprobar todas las facturas que tengan aprobación y el visto bueno técnico». Las que no reciban el plácet, probablemente acabarán en los tribunales a instancias de los proveedores y contratistas afectados, algo que asume con normalidad el Ejecutivo. «Nosotros estamos para defender con honradez y transparencia la gestión municipal y están en su derecho de acudir al juzgado quienes se sientan perjudicados», subrayó el propio edil.

Más

Fotos

Vídeos