Valcárcel: «Pedro Antonio sabe cómo tiene que actuar»

Sánchez se abraza a Valcárcel en el congreso de marzo donde asumió la presidencia del PP./Vicente Vicéns
Sánchez se abraza a Valcárcel en el congreso de marzo donde asumió la presidencia del PP. / Vicente Vicéns

El eurodiputado y presidente de honor del PP reflexiona desde Bruselas: le «preocupa» la situación de su partido y cree que hay que «cerrar filas» con PAS. Confiesa que recibe mensajes de afiliados que le piden que intervenga, pero asegura que no les da calor: «Yo soy historia, para bien o para mal»

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

«Esto es preocupante; habría que hacer algo...». Es el tenor de los mensajes que le llegan por teléfono a Ramón Luis Valcárcel por parte de los militantes que recurren a él en busca de una intermediación, una señal o un consejo. No son muchos mensajes, pero sí los suficientes. Y a todos contesta que la dirección encabezada por Pedro Antonio Sánchez es ahora la responsable del partido, asegura. «Estoy jubilado de los cargos orgánicos. Que quede claro que Ramón Luis Valcárcel es historia, para bien o para mal», enfatiza el propio Valcárcel desde Bruselas. «No soy un salvapatrias», recalca.

Eso no quita para que le consulten y que ofrezca su opinión sobre la situación actual del PP murciano, que se resumen en tres mensajes: su «lógica preocupación» por la situación del partido; su convencimiento de que «hay que cerrar filas con Pedro Antonio Sánchez» mientras no haya nada ni nadie que le obligue a dejar su puesto como presidente popular y como diputado en la Asamblea regional; y en tercer lugar su valoración de Fernando López Miras, a quien considera «un buen presidente»: «Lo está haciendo bien; le falta conectar más con la gente». Y a eso se dedicará en el próximo año y medio, ya que se perfila a pasos agigantados como el próximo candidato electoral.

Valcárcel rompe su silencio de muchos meses, aunque circunscribe sus palabras al ámbito de la reflexión. En la capital comunitaria se declara «contentísimo con el trabajo que estoy haciendo; me siento muy valorado, incluso por colegas de la oposición. Mis responsabilidades están ahora en el Parlamento Europeo, y desde ellas procuro servir también a la Región de Murcia y España», indica el vicepresidente de la Eurocámara a 'La Verdad'.

«López Miras lo está haciendo bien y le falta conectar más con la gente. Yo estoy contento»

«Nos toca consolidar a Fernando; es nuestro candidato y no nos queda otra», dice un dirigente

El presidente multiplica sus actos para darse a conocer en el año y medio que tiene por delante

«La bicefalia no era la solución»

«Nadie puso en duda que se apostara por Sánchez»

Cuesta creer que esté al margen, como señala, obviando la invitación de quienes desean que intervenga de alguna forma, y sin que ello genere enfrentamientos. ¿Cómo sustraerse a la encrucijada en la que se encuentra el PP murciano, después de los 27 años que estuvo dirigiendo sus designios? ¿Cómo quedarse al margen de la situación de PAS, por quien apostó tan decididamente para sucederle? A lo primero, comenta que cogió «un partido bajo mínimos, y llegó donde llegó. Nos votaban cada vez más porque no se hacían mal las cosas. Mi partido depositó su confianza en mí en reiteradas ocasiones. Entonces era mi responsabilidad, mi derecho y mi obligación intentar hacerlo de la mejor manera posible, aunque admito y asumo errores y aciertos. Ahora mi papel es otro. Desde el 3 de marzo de 2015, fecha en la que fue designado Pedro Antonio candidato a la presidencia de la Comunidad, carezco, de manera voluntaria, de tales atribuciones. Entonces creí, y sigo creyéndolo, que lo coherente era dejar expedito el camino hacia las elecciones y, una vez ganadas estas, hacia el normal desarrollo de la actividad de gobierno. Creí que la bicefalia no era la solución y por eso no la ejercí», reflexiona.

Añade que el 18 de marzo de este año, el PP eligió a Pedro Antonio Sánchez como nuevo presidente, con un Comité Ejecutivo y una Junta Directiva Regional «que son los órganos y las personas responsables».

A la segunda consideración, sostiene que ahora no se le puede echar en cara la apuesta por Sánchez. «Fue apoyada por todo el mundo. Nadie lo puso en duda en su momento, que quede claro. No se puede venir ahora con otro discurso. Él llegó limpio a las elecciones», después de que se archivara la denuncia por la compra de su vivienda, remarca.

Los «miserables» quieren dividir

«Sufro por Pedro Antonio y por su familia»

«Son los nuevos dirigentes del partido en Murcia los que tienen que gestionar la situación. Si yo interviniera, se podría pensar equivocadamente que no están preparados, cuando es todo lo contrario. Delante de mí, nadie puede decir que yo haya dado calor a los mensajes que me mandan», subraya. ¿Qué mensajes? Los que le llegan por teléfono de parte de afiliados que le piden actuar, hacer algo. «Desde marzo no intervengo en nada. No hay ninguna mano mía detrás», enfatiza el presidente de honor del PP.

Eso no quita para que opine y para que otros le pidan actuar. «Pedro Antonio Sánchez sabe muy bien cómo tiene que actuar en política». Confiesa su preocupación por el partido y por Sánchez, acorralado judicialmente por los casos 'Púnica' y 'Auditorio'. «Me preocupa y sufro, aunque solo sea por su dolor personal y por su familia». A su juicio, en estos momentos «hay que cerrar filas» en torno a PAS, con quien no tiene diferencias, declara ante los comentarios que reflejan cierto distanciamiento. Si se percibe lo contrario, lo atribuye a «algún miserable que cree ver el éxito de su falaz estrategia en dividir y enfrentar a las personas, bien para desgastar al partido, bien para resarcirse de un odio patológico, o bien para alcanzar algún oculto, por espurio, interés personal. Ni un segundo más a quienes rezuman ruindad por todos los poros de su piel». Valcárcel en estado puro.

Defiende la «fortaleza» del PP

«La incertidumbre siempre es mala, y en política más»

Sostiene que «faltaría a toda la verdad si no reconociera que la situación por la que atraviesa el PP genera lógica preocupación. La incertidumbre siempre es mala; y en política, más. Pero esa preocupación no es exclusiva mía, también lo es del partido y de la sociedad. Incluso, de manera muy especial, del propio Pedro Antonio Sánchez. Lo contrario sería, como mínimo, tan preocupante como irresponsable».

«Que nadie se llame a engaño; este es un partido cuya fortaleza reside en la unidad forjada desde 1993». Las desavenencias y los episodios de rebeldía los circunscribe «a meras aventuras personales llevadas por una ambición sin recorrido posible, y, en consecuencia, cargada de frustración». ¿Alguien se da por aludido?

La estrategia del presidente

El PP asume que López Miras será el candidato en 2019

El presidente honorífico del partido también ofrece sus bendiciones al sustituto Fernando López Miras, el tercer presidente de la Comunidad en tres años, incluida la 'oveja negra' de Alberto Garre. Su valoración de López Miras puede ser una obviedad, aunque va más allá de una mera declaración para guardar las formas. A su juicio, el Gobierno regional «está acertando en sus decisiones y alcanzando mayor visibilidad conforme pasan los días. López Miras lo está haciendo bien. Es un buen presidente y se está esforzando», remarca cuando se le pide su parecer. «Está tratando asuntos muy interesantes. Tiene ganas y está representando bien a la Región, con dignidad. Yo estoy contento. Le falta conectar más con la gente», resume, a la vez que apunta que tiene año y medio por delante para hacerse un cartel fuera de los círculos institucionales y empresariales.

La realidad es que López Miras ya está hasta en la sopa y se apunta a todos los bombardeos. Se puede comprobar estos días, en los que multiplica su asistencia a todo tipo de actos. Su objetivo es darse a conocer con vistas a las elecciones del año 2019. «Toca consolidar a Fernando; es nuestro candidato. No nos queda otra», comentó un dirigente regional del PP con total convencimiento. Puertas adentro ya está asumido lo que tenga que pasar.

Fotos

Vídeos