laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 25 || Mañana 15 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Carnaval gastronómico

LA COLUMNA GASTRONÓMICA

Carnaval gastronómico

12.04.14 - 00:58 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Hay que ver lo que cuesta que coman pescado. La genética animal, a la que no podemos renunciar los humanos, determina que lo primero y más importante es la perpetuación de la especie, y uno de los mecanismos para conseguirlo es evitar que no nos falte alimento. Esa es la causa de que nos guste más la grasa. Nuestras papilas gustativas están programadas para que nos atraiga todo aquello relacionado con acumular, con almacenar, un mecanismo natural para poder pasar varios días sin comer y que seguramente agradecieron muchos de nuestros antepasados coetáneos de Atapuerca. Hoy, por el contrario, nos toca luchar contra la naturaleza, ya que estos mecanismos naturales de defensa frente al hambre nos obligan a vivir en un 'sinvivir', rechazando lo que nos atrae (más sabroso y grasiento) y comiendo lo que no nos queda más remedio. Con los más pequeños, solo la parsimonia, la paciencia y la constancia, en ocasiones salpimentadas con órdenes militares, nos dan la satisfacción de conseguir su afición por lo sano.

En la mayoría de los casos la tarea consiste en emprender (¡eso si es emprendimiento!) modificaciones de platos elaborados con productos naturales para que la afición al pescado, los guisantes o las alcachofas se instale poco a poco en el paladar del niño, que al principio siempre encuentra inhóspitos estos alimentos. A mí me funciona el Carnaval, los disfraces con los pescados, y en el caso del bacalao tengo un armario lleno para hacer afable este alimento, que cuando viene sin vestir es el mayor de los malditos monstruos. Algunos ejemplos sacados de los ágapes de la academia, y en un viaje de norte a sur, tenemos el bacalao al pil pil (país Vasco), a la riojana (Rioja), Ajoarriero (Navarra), a la baturra (Aragón), soldaditos de Pavía (Madrid), atascaburras (Castilla-La Mancha) y el huertano, de Murcia. Recomiendo el atascaburras, que mi hijo devora cada vez que juego con este disfraz. Para las frutas y verduras también hay Carnaval. Si les atraen las hamburguesas y las patatas fritas, hay que jugar con berenjenas rebozadas al corte de la patata frita y con una masa de brócoli, queso y salmón. Tan solo hace falta algo de imaginación y de ganas. Si no, tampoco pasa nada, que nuestros padres estaban en otras cosas y nosotros aquí seguimos.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti