laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 19 / 36 || Mañana 19 / 35 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
El inconveniente de apellidarse Franco
Actualizado: 11:40

¿TE ACUERDAS?

El inconveniente de apellidarse Franco

El ascenso del murciano Franco Martínez hizo que se llamara a los árbitros de fútbol por sus dos apellidos para evitar críticas encubiertas al dictador

17.03.14 - 02:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Escartín, Lacambra, Tomeo... A los árbitros de fútbol se les conocía por su primer apellido hasta finales de los años 60. Desde entonces, cuando se habla del colegiado de turno se citan sus dos apellidos: Mejuto González, Díaz Vega, Pérez Lasa, Teixeira Vitienes...

¿Por qué este cambio? La culpa la tuvo un joven y brillante árbitro murciano, cuyo primer apellido era Franco. Las autoridades de turno tomaron pronto cartas en el asunto. No se podía dar a la prensa la posibilidad de criticar veladamente a Francisco Franco aprovechando que en un campo de fútbol español pitaba un colegiado cuyo primer apellido coincidía con el del dictador. La posibilidad de leer en los periódicos titulares como 'Franco es muy malo', 'Franco se cargó el partido' o 'Franco no vale para nada' ponía los pelos de punta a más de uno en aquellos años de censura. Aunque referidos al árbitro, con esos titulares, el general Francisco Franco podría sentirse humillado.

Solución. A los árbitros se les pasó a llamar por sus dos apellidos. El Franco murciano pasó a ser conocido como Franco Martínez en los campos de fútbol. Estuvo diecisiete temporadas en Primera y ha sido uno de los grandes árbitros españoles del pasado siglo. Llegó a arbitrar un partido en el Mundial de Argentina 78.

Desde su llegada a la máxima categoría en el año 1971, a Franco Martínez lo dejaron fuera de los partidos demasiado notorios, como finales de Copa del Generalísimo o algún derbi vasco. Él aseguró años después que era algo asumido y que incluso le tocó fingir alguna lesión para esquivar algún encuentro polémico. Después, con la muerte del dictador su carrera se disparó y añadió muchos éxitos a su carrera. Pitó tres finales de Copa, siendo ya del Rey, y fue el árbitro español en el Mundial de Argentina 78. Más tarde integró el Comité Técnico de Árbitros.

En 2009, como motivo de la final de la Copa del Rey que enfrentó al Barcelona contra el Athletic Club de Bilbao, Franco Martínez fue requerido por diferentes medios para que recordara la que protagonizaron ambos equipos en 1984, que dirigió el murciano. Si por algo se recuerda aquella final de hace treinta años es por la cantidad de palos que se dieron los dos equipos después del pitido final.

«Yo ni me enteré de eso. En cuanto acabó el partido, un teniente coronel de la Policía Armada me llevó al vestuario. De lo que sucedió después me enteré más tarde, al ver las imágenes por televisión».

Franco Martínez también fue preguntado por los problemas que le acarrearon apellidarse Franco. «En las diecisiete temporadas que estuve en Primera, aparte de no pitar finales mientras vivió Franco, solamente en una ocasión tuve problemas. Estaba designado para un Real Sociedad-Athletic y me sugirieron que me pusiera enfermo. Al parecer, estaba corriendo por San Sebastián un eslogan que decía algo así como 'primero vamos a acabar con éste y luego terminamos con el de Madrid'.

- ¿Y qué hizo usted?

- Naturalmente, lesionarme. Pero [José] Plaza (entonces presidente del Comité de Árbitros), que no sabía nada, me mandó a los quince días a un Real Sociedad-Valencia y no pasó nada.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El inconveniente de apellidarse Franco

Ángel Franco Martínez, en un partido de los años 70. :: LV

buscador

Buscador de deportes
buscar