laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 17 || Mañana 12 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Cicatrices de la Guerra Civil

región de murcia

Cicatrices de la Guerra Civil

El abandono empieza a pasar factura a estos puestos militares; en otros municipios ya se ha abordado su puesta en valor. El Valle Perdido conserva más de tres kilómetros de zanjas y un búnker construidos como refugio y defensa durante la contienda militar

11.02.14 - 00:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Muchas personas que realizan deporte o se desplazan a descansar en la zona de esparcimiento de El Valle Perdido desconocen que a tan solo unos metros de distancia, en las montañas próximas, y principalmente en la zona que mira hacia Murcia, se conservan importantes restos de la Guerra Civil. Se trata de las trincheras y un búnker que fueron utilizados como refugio y defensa durante la contienda militar.

Unas veintidós trincheras, que varían entre los 10 y los 100 metros de longitud, se encuentran en diferente estado de conservación, sumando en total unos tres kilómetros de longitud. Todas ellas unidas a las cuencas de las diferentes ramblas constituían todo un entramado de comunicación y defensa durante la Guerra Civil española.

En un recorrido pausado por las laderas de los montes de El Valle, La Alberca, El Palmar y el Puerto de la Cadena, principalmente mirando a la ciudad de Murcia, se puede encontrar fácilmente todo un entramado de estas trincheras que se clasifican, según su modo de construcción, en rectas, onduladas y zigzagueantes. La mejor forma de acceso a ellas es a través de La Alberca, aparcar el vehículo junto al cementerio y empezar a subir monte a través. 'La Verdad' ha realizado un recorrido por estas fortificaciones guiado por el galerista Javier Cerezo y la pintora Carmen Cantabella, quienes durante años de paseos se encontraban de forma fortuita estas construcciones, tomaron conciencia de la importancia de ellas y se han especializado en el tema.

Al comienzo de la sublevación y la posterior contienda entre españoles, para ambos bandos la duración de esta se preveía breve, pero fue al intensificarse y prolongarse en el tiempo cuando se iniciaron este tipo de construcciones en Murcia. «En junio de 1937 comenzaron las obras con la instalación de, entre otros, búnkeres, trincheras, ramales de comunicación y refugios en las laderas del entorno al Puerto de La Cadena. En abril de 1938 se dieron por acabados», explican Cerezo y Cantabella.

Estas construcciones tuvieron siempre una función defensiva. Hay que tener en cuenta que el monte en aquella época no era como lo vemos ahora. No había arbolado ya que la repoblación con pinos de estos montes se produjo en torno a los años 60 del pasado siglo, por lo que lo alto de los montes era punto privilegiado para divisar las comunicaciones entre Cartagena y Murcia a través del Puerto de la Cadena. La función de estas construcciones fue la de proteger Cartagena de una invasión procedente del resto de la península, habida cuenta que con la insurrección se convirtió en el puerto militar más importante de la República.

Este plan tenía por objeto completar las defensas que ya existían en la ciudad y en el puerto de Cartagena con sus baterías de costa. El objetivo era proteger el puerto de las tropas enemigas que pretendieran abordarlo desde el interior de la península y también habilitar un corredor que permitiera la evacuación de la ciudad en caso de derrota. «En su construcción trabajaron tanto obreros como voluntarios, movilizados y presos políticos», puntualizan Cerezo y Cantabella.

En esta zona, además de las trincheras y asociadas a ellas, se encuentran un búnker, restos de cabañas y refugios, así como restos de letrinas, de alambradas, de abrigos de trincheras y de pozos de tirador y ramales de comunicación entre las mismas trincheras de forma recta, ondulados y zigzagueados.

El estado de su conservación es variable. Aquellas trincheras que han sufrido gran tránsito de excursionistas tienen un mayor deterioro y los fosos se han llenado parcialmente de tierras y arenas, pero en otros lugares donde ha habido poco tránsito se encuentran prácticamente intactas, con una gran calidad de conservación. Hay que destacar el buen estado de tres trincheras situadas muy cerca unas de otras que suman unos 100 metros de longitud construidas con la clásica forma de 'T' o zigzagueante, donde se puede ver claramente los distintos niveles de suelo en su interior. El nivel superior servía para el posicionamiento del tirador y en un nivel inferior servía como corredor para el paso de los soldados. La forma de 'T' tenía una función defensiva incluso en caso de que el enemigo llegase a introducirse en la misma. Este tipo de trinchera de tirador se diferencia de la trinchera de ramal de comunicación en que la segunda se construye con un solo nivel de suelo y servía para permitir el paso de los soldados.

También cabe destacar el interés de los pozos de tirador individual, que se caracterizan por la situación donde se encuentran ya que permitían defender con gran facilidad el paso que vigilaban. Debido al terreno en que fueron construidas estas trincheras en el municipio de Murcia no fueron necesarios revestimientos para evitar derrumbes, lo que ha facilitado el buen estado de conservación de gran parte de ellas.

Un búnker en perfecto estado de conservación se encuentra próximo al castillo alto de El Portazgo, en las proximidades de la casa-paraje de Juan Melgarejo. Para visitar este búnker es más recomendable hacer el viaje a través de la autovía hacia Cartagena por el Puerto de la Cadena hasta El Portazgo bajo, y desde allí tirar monte arriba. El búnker tiene la función de defensa del paso por el Puerto de la Cadena y en él podían situarse los militares con sus metralletas; una apertura estrecha al exterior les servía de refugio y a su vez de ataque con gran facilidad.

Defender Cartagena

Este tipo de construcciones en el término municipal de Murcia no están aisladas, sino que formaban parte de un proyecto mayor que trataba de defender Cartagena estableciendo una línea defensiva ininterrumpida entre Águilas y Guardamar del Segura «y que no llegó a utilizarse», puntualizan Cerezo y Cantabella. Estas defensas transcurrían básicamente a través de los cauces del Guadalentín y del Segura, y las sierras de Carrascoy, Almenara y Escalona.

En España varios ayuntamientos han creado recorridos que permiten la visita a las trincheras y fortificaciones de la Guerra Civil poniendo en valor estos lugares y la importancia de los sucesos allí ocurridos. Bajo la denominación de 'Ruta de las trincheras' cada vez más municipios recuperan y restauran estos lugares. En España ya están habilitadas algunas de estas rutas en distintos municipios de Teruel, Madrid, Granada y Valencia.

En la Región de Murcia las fortificaciones de mayor importancia son las de Cartagena, que han gozado de un gran interés por parte de las sucesivas corporaciones municipales, al contrario de lo ocurrido en Murcia donde el abandono y el desconocimiento las degradan día a día.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Cicatrices de la Guerra Civil

El galerista Javier Cerezo simula estar disparando apostado en el interior de una de las trincheras. :: MANUEL HERRERO

Cicatrices de la Guerra Civil

Aspecto del búnker que hay en el Puerto de la Cadena. :: M. HERRERO