laverdad.es
Domingo, 21 septiembre 2014
claros
Hoy 17 / 31 || Mañana 21 / 33 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La Santidad, un valor en alza

MURCIA

La Santidad, un valor en alza

06.10.13 - 00:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Después de una visita superficial por el ambiente que impregna nuestra sociedad y de analizar los factores ideológicos que la configuran, no encontramos una base firme que nos haga percibir la santidad como una realidad operativa en el comportamiento colectivo de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Si hacemos la pregunta: ¿qué busca el hombre de hoy? ¿en qué cuestiones pone su centro de interés? ¿qué da sentido a su vida?, sin pararnos en las personas, sino más bien como buscando una respuesta sociológica, nos podemos encontrar con una realidad desconcertante y deprimente. Ante esas preguntas aparecen, como datos de categoría casi universal: dinero, poder, placer y otras por el estilo.

Pero no siempre los datos generales manifiestan todo la verdad. Están ahí, son incuestionables; pero no son los únicos. Incluso me atrevería a decir que ni siquiera son los más importantes. Porque la verdadera vida es personal, es decir, lo que cada persona realiza en el día a día de su existencia. Y aquí nos encontramos a diario, sin ruido ni propaganda, con personas que son verdaderos tesoros: familias, que son auténticas parcelas de amor, trabajo y fidelidad; enfermos, que viven calladamente su dolor; padres y madres, que no cuentan las horas de trabajo en la atención y cuidado de sus hijos; personas, que desinteresadamente dedican parte de su tiempo en ayudar a los demás, siempre con sacrificio y no pocas veces con heroísmo. Todo esto y mucho más existe, aunque rara vez sea noticia en eso que llamamos medios de comunicación, pero que no siempre tenemos claro qué valores son los que comunican.

Pues esto son los santos: hombres o mujeres, jóvenes o ancianos, sanos o enfermos, intelectuales u obreros, casados o solteros, que viven el día a día, sin llegar a ser noticia, pero construyendo, piedra a piedra, el edificio de nuestra sociedad. Cada mañana, al despertar, solo piensan en cómo realizar honradamente su tarea y agradecen a Dios la posibilidad de ganarse el pan con el sudor de su frente y servir con lealtad, dentro de sus posibilidades, a quines puedan prestar su apoyo, su ayuda o su consuelo.

Precisamente hoy se cumplen once años que la Iglesia proclamó santo a un sacerdote español, Josemaría Escrivá, que dedicó toda su vida a difundir este mensaje. Precisamente, dentro de ocho días, la Iglesia declarará beatos en torno a quinientas personas: sacerdotes, religiosos y laicos, que vivieron una vida normal y no dudaron en dar su vida antes de negar su fe. Precisamente, el próximo 27 de abril, serán declarados santos dos Papas: Juan XXIII y Juan Pablo II, que gastaron su vida al servicio de la Iglesia y en bien de la paz y fraternidad entre los hombres. Precisamente, en el próximo mes de mayo, será reconocida como beata, una sencilla mujer de nuestra tierra murciana: la Madre Esperanza, que realizó una impresionante labor, sin apenas medios intelectuales ni materiales, confiando solo en del Amor Misericordioso de Dios.

La santidad no es un valor en crisis. La crisis la tenemos muchos que nos empeñamos en no creer en la riqueza que Dios quiere aportar a nuestras vidas. Hemos leído al revés las palabras de Jesús: «Buscad primero el Reino de Dios y su justicia y lo demás se os dará por añadidura». Nosotros, aunque no todos, preferimos las añadiduras y nos preocupa menos el Reino de Dios.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti