laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 4 / 17 || Mañana 3 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El mar por los cuatro costados. El restaurante Poli de Águilas es un local especializado en productos marinos cocinados de forma sencilla y directa

Volcado

El mar por los cuatro costados. El restaurante Poli de Águilas es un local especializado en productos marinos cocinados de forma sencilla y directa

06.09.13 - 01:00 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Para comer en el Poli hay que avisar con varios días de antelación. La frescura de sus productos, su buena relación calidad-precio, su entendible y directa forma de cocinar y su cercanía en el servicio le han ido dando galones gastronómicos y clientes al mismo tiempo. Yo tengo la suerte de que Pepe Martínez -del club de buceo Estela- se ha preocupado de reservar y para cuando salgamos de hacer una inmersión en la isla del Fraile tendremos la mesa esperando. Aprovechad para preguntar por los platos que solo se sirven por encargo, puesto que no podéis iros sin probar los fideos en paella con fondo marino o la cabeza de lecha asada.

El murmullo del local y los manteles de papel que cubren las mesas sitúan al Poli más cerca de un bar de chanclas y bañador que de un restaurante de chaqueta y tiros largos. Pero una vez que asumimos que estamos en un local familiar y cercano, les recomiendo que se pongan en manos de los profesionales y descubrirán en la primera tapa que el nivel gastronómico suple cualquier carencia o estilismo.

Con la primera caña, unas olivas 'partías'. En el intervalo en el que voy acumulando media docena de huesos de aceitunas en el plato, en la cocina han preparado un paté de pulpo casero sobre daditos de atún rojo y unas lascas del propio pescado a modo de sashimi o carpaccio. Es cierto que el corte del atún que acompaña a los daditos no refleja la destreza de un samurai con el cuchillo, pero la potencia del paté con unas escamas de sal es auténticamente deliciosa.

El siguiente entrante lo forma una cama de tomate frito, del color oscuro y brillante que aporta el fuego lento y el tiempo, con bacalao rebozado. Muy rico.

Unos sabrosos lomos de musina a la plancha, bien especiados con orégano, aceite y punto de limón, son el siguiente quite de la tarde. Suave, sin una sola raspa -este pescado tiene muchas- y preparada de forma sencilla, para todos los gustos. Del mismo modo aparecen los boquerones; ligeramente hervidos en un elegante escabeche, los lomos del pescado se desprenden de la espina sin apenas hacer esfuerzo en un gesto que prefiero hacer con los dedos. La verdad es que el olor a pescado en las manos me es mil veces más agradable que el de esas toallitas infernales que disponen en algunas marisquerías.

Continúo el aperitivo con unos calamares en salsa. Tal y como llegan de la plaza se meten a la cazuela. Si un habilidoso becario, pinzas de depilar en mano, hubiese quitado la pluma del interior, el plato ganaría en finura.

Termino con las que para mí son dos especialidades imprescindibles del restaurante; los fideos con calamar y el morrillo -no tienen siempre- de cherna. El primero de los platos lo sirven en la propia paella; la parte del centro queda melosa y untuosa, mientras que las orillas de la paella presentan un conseguido 'socarrat'. De diez.

El pico de cherna se cocina abierto. Fríen el pescado en su punto y antes de servirlo le añaden corteza seca de naranja frita, cebolla caramelizada y piñones. La combinación de la piel de la fruta con el dulce de la cebolla y el sabor del pescado puede resultar un tanto rudimentaria en su presentación, pero el resultado es absolutamente genial.

Quizá, más que postre, tomaría dos o tres cucharadas más de los fideos con el fondo de pescado y calamar que he terminado hace un momento, pero ya es tarde para plantearlo. El camarero me recomienda que pruebe el arroz con leche que, con un poco de mermelada casera en el centro y un espolvoreo de canela por las orillas, el postre recuerda a un huevo frito. Bucear, comer y sonreír. ¿Quién da más?

En Tuenti
El mar por los cuatro costados. El restaurante Poli de Águilas es un local especializado en productos marinos cocinados de forma sencilla y directa

:: ALFONSO SOLER / AGM

Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA