laverdad.es
Jueves, 21 agosto 2014
sol
Hoy 21 / 31 || Mañana 21 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El Supremo confirma que Pardo Geijo atentó contra el honor del juez Calero

REGIÓN MURCIA

El Supremo confirma que Pardo Geijo atentó contra el honor del juez Calero

El tribunal estima que sus declaraciones «solo buscaban el público menosprecio» del magistrado y le obliga al pago de 18.000 euros

21.09.12 - 01:28 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Sala Primera del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación presentado por el abogado José Pardo Geijo y confirma la condena al letrado por intromisión ilegítima en el derecho al honor del juez de instrucción de San Javier Salvador Calero. Esta resolución condena las declaraciones vertidas por Pardo Geijo contra el magistrado en marzo de 2008, cuando su cliente, el alcalde de Torre Pacheco, Daniel García Madrid, fue enviado a prisión -estuvo un mes entre rejas- en un caso de presunta corrupción urbanística.
El Supremo entiende que la conducta del letrado murciano «no es amparable por la libertad de expresión» al ser expresiones objetivamente injuriosas desvinculadas del ejercicio del derecho a la defensa. Pardo Geijo hablaba de una «caza de brujas» contra su defendido, aseguraba que el juez «tiene una falta absoluta de sentido común e incluso de actualización de conocimientos» y llegó a afirmar que el juez quería «conseguir el ingreso en prisión del alcalde a ultranza y en comandita con el fiscal».
El juez de instrucción, que servía como juez sustituto de los juzgados de San Javier -actualmente es titular del juzgado de lo Mercantil número 2 de Alicante-, demandó al abogado reclamando la protección de su derecho al honor frente a las expresiones proferidas el 3 de abril de 2008 y en días sucesivos en las que insinuaba que el instructor había actuado contra su defendido con el propósito predeterminado de conseguir su ingreso en prisión provisional. Tanto el Juzgado de Primera Instancia como la Audiencia Provincial de Murcia estimaron la demanda al entender, en síntesis, que la crítica legítima a la labor judicial no amparaba expresiones innecesariamente ofensivas como las utilizadas por el abogado, «que solo buscaban el público menosprecio del demandante sin contribuir en nada a la mejor defensa de los intereses de su cliente».
La sentencia de la Sala Primera, de la que es ponente su presidente, el magistrado Xiol Ríos, reitera la doctrina jurisprudencial sobre el juicio de ponderación entre los derechos fundamentales en litigio según la cual la preponderancia en abstracto de la libertad de expresión puede revertir a favor del derecho al honor atendiendo al peso relativo de tales derechos en función de las circunstancias del caso. La Sala concluye que el demandado se extralimitó en el invocado derecho pues las expresiones enjuiciadas no fueron vertidas dentro de la práctica forense sino que se efectuaron a la salida de los juzgados ante los medios de comunicación a modo de rueda informativa.
Añade que tales afirmaciones constituyen una afirmación gratuita en la que se lanza una velada acusación de prevaricación contra un juez, que además en nada contribuía a la causa de su cliente. La condena, por tanto, es de 18.000 euros en concepto de indemnización de los daños morales causados, más los intereses legales de dicha cantidad incrementados en dos puntos desde la presente resolución.
En Tuenti