laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 6 / 26 || Mañana 9 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un juego online acabó con la carrera de un futuro ingeniero superior

REGIÓN MURCIA

Un juego online acabó con la carrera de un futuro ingeniero superior

El chico, de 23 años, se pasaba la mayor parte del tiempo conectado al ordenador y no se había presentado a tres convocatorias

27.11.11 - 01:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Hace algo más de un año acudió a la consulta de Mateo Campillo, jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Morales Meseguer, un joven estudiante de una ingeniería superior, de 23 años, a instancias de su padre, que también es médico, «por un estado de tristeza, pérdida de energía, fracaso académico y pérdida de interés por casi todo».
En un primer momento sospechó que se trataba de una depresión por los repetidos suspensos, a pesar de pasar todas las noches «estudiando». Tras entrevistar al paciente, Campillo constató que presentaba «sintomatología depresiva importante», pero la causa no eran los suspensos. Éstos eran en realidad tres convocatorias en blanco, consecuencia de la actividad que le ocupaba de 10 a 15 horas diarias, y que le había hecho perder sus contactos sociales, ausentarse de clase, invertir el horario de sueño: pasaba el tiempo conectado a un famoso juego online de estrategia de forma casi continua desde hacía dos años. En el juego era un maestro de categoría mundial, una especie de 'cinturón negro'.
Hacía meses que intentaba desengancharse, pero no lo conseguía. Experimentaba una ansiedad e irritabilidad «intensísimas» cuando no estaba conectado. Era consciente de su problema, pero se avergonzaba y no lo había confesado.
Se le recetaron fármacos para el síndrome depresivo y la impulsividad mientras se realizaba un estudio psicológico, que puso de manifiesto un «déficit de autoestima, de autoimagen y de habilidades sociales en una persona inteligente y perfeccionista». Del psicólogo recibió tratamiento conductual de su adicción y terapia cognitiva sobre su personalidad. Casi un año después, la adicción desapareció, tras algunas pequeñas recaídas. El chico hace ahora una vida normal y más feliz, aunque la ingeniería se ha quedado en el camino
Abuso de la consola
Otro caso es el de Juan, un muchacho de 19 años. Se interesó su madre ante el doctor Campillo por un uso excesivo de la consola, que le impedía cumplir con sus obligaciones escolares y domésticas. En su infancia padeció el llamado Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), que fue tratado con «relativo poco éxito», aunque los síntomas habían disminuido con el paso del tiempo.
Los síntomas del TDAH son impulsividad y una continua pérdida de atención, abandonando el afectado cualquier tarea que se propusiera, incluso las lúdicas, en pocos minutos.
Sorprendentemente, poseía gran capacidad para concentrarse en los juegos de ordenador durante horas, lo que le relajaba a él y también a sus cuidadores, aunque quizá utilizaron este recurso de forma excesiva para obtener un poco de tranquilidad.
Actualmente, aunque ya no había impulsividad y la falta de concentración no era tan evidente, la afición por la consola «había sustituido la mayoría de las actividades consideradas naturales en su edad», como el deporte, amistades, pareja, etc. Su vida social y familiar se había limitado y provocó graves dificultades académicas.
Mateo Campillo recomendó terapia psicológica «cognitivo conductual», orientada a limitar el uso de la consola y volver a socializar al paciente.
En Tuenti