laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 7 / 12 || Mañana 8 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Conocer el alma humana es un reto para mí que empieza, o acaba, con los niños»

GENERACIÓN XXI: JUAN PEDRO ROMERA SÁNCHEZ

«Conocer el alma humana es un reto para mí que empieza, o acaba, con los niños»

El cofundador de 'Pupaclown' asegura que un niño tiene que ser un niño siempre «y eso supone amor infinito

19.11.11 - 01:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
De siempre se ha sabido que el corazón es un órgano vital, al cual se ha asociado con los sentimientos. De ahí que el simpático y cursi ángel Cupido lance sus flechas al corazón de cuyas entrañas se ocupan cotilleos televisivos varios y una prensa especializada llamada 'del corazón', tan sentimental ella al amparo de que «los que de corazón se quieren, con el corazón se hablan» según dejó escrito don Francisco de Quevedo y Villegas. Pero como la ciencia avanza que es una barbaridad, ahora resulta que, científicamente, el corazón aparece cada vez más como un sistema inteligente, de tal suerte que guarda esencias indescifrables porque, según leo, «pertenecen al más allá de uno mismo», dado que «la Neurocardiología admite la existencia de una red de 40.000 neuronas que, relacionadas entre sí, forman el cerebro cardíaco». Pues será verdad. Como también será verdad que es «el conector de una red que crea un campo indestructible e imperecedero como es el amor». Amor. Ahí quería llegar el periodista al sacar a colación estas lecturas con el objetivo de hallar una explicación 'razonable' a la motivación por la que Juan Pedro Romera, actor, director y autor teatral, enfoca sus esfuerzos y capacidades hacia los niños.
-¿Se debe a una inquietud solidaria?
-No es tanto tener inquietud solidaria como estar en el mundo de una forma determinada.
-¿Cuál es esa forma determina en su caso?
-Colaborar en un proyecto donde lo último es el dinero. Un proyecto en el que puedan venir niños discapacitados y puedan sentirse como niños que son. Creo que, a partir de ahí, uno se hace más persona. Mi mundo es fundamentalmente el mundo de los niños. He metido la nariz en muchas cosas, casi siempre relacionadas con el teatro, la psicología y las distintas formas de entender el ser humano, sobre todo a mí mismo porque si consigo conocerme un poco podré conocer a los demás o, por lo menos, saber relacionarme sin dañar.
-Digamos que los niños son el camino que ha encontrado para conocer y gestionar sus emociones y sentimientos.
-Conocer el alma humana es un reto para mí. Y esto empieza (o acaba) con los niños que son la expresión más pura de la conciencia sin mancha. De ahí que con el paso del tiempo la preocupación mayor fuera el trabajar para evitar el dolor en el mundo infantil, aunque sea con una micro gota artística, la cual estoy seguro de que sirve de algo. En ese proceso surgen los payasos de hospital en 1998 junto a Pepa Astillero, el centro escénico Pupaclown en 2010, aunque nos costó siete años.
[Se trata de un centro, diseñado en semicírculo, donde todos los niños tienen cabida, incluidos los discapacitados, que disponen de sitios acondicionados, un espacio realmente visitable que está hecho por mayores que conocen a los niños. Todo está pensado para que el niño se sienta niño y no hay barreras arquitectónicas para quienes tengan alguna discapacidad, de tal forma que a lo largo del espectáculo el niño discapacitado se siente feliz porque se ha olvidado de su dolencia.]
-Y también a ustedes les hace felices.
-Confieso que en alguna ocasión se me han saltado las lágrimas al comprobar la energía amorosa que se despliega. Pero también nos satisface comprobar que los niños que no tienen discapacidad se dan cuenta de que en el mundo hay otras cosas, otros niños.
-Un beneficio de doble dirección.
-Durante el espectáculo alguien habla por signos y se pone en el escenario, todos los espectadores lo ven. ¿Molestan? No, todo lo contrario, nos dicen que les hacemos evidente que existen niños sordos, cosa que algunos tienen olvidada. Y una persona que se ve olvidada, de alguna forma no está bien tratada. Solo es una cuestión de dignidad, de devolver la dignidad a personas a las que se les ha robado cuando se les oculta o se le ponen trabas para caminar por las calles, ir al teatro, al cine, al colegio&hellip.. Sufren 'maltrato' por omisión. Y aliviarlo es simplemente voluntad de hacerlo porque esos aparatos que ves ahí (señala los video-descriptores del centro escénico) cuestan muy poco.
[Licenciado en Historia, Juan Pedro Romera ha tenido que trabajar toda su vida («y en trabajos extraños algunos de ellos, como contar casas de los pueblos: me conté toda Totana, Lorca y el Puerto Lumbreras y nunca supe para qué servía aquello») para poder hacer lo que quería. Cuando terminó la carrera (21 años) no sabía qué hacer con su vida ni dónde colocarla y, como por casualidad, apareció un taller de títeres que organizaba el Ayuntamiento (eran los tiempos de Garrido Guzmán) y Miguel Payá, se empeñó en que lo hiciera porque querían que hubiera grupos de títeres en Murcia. «Lo hice y fue un flechazo». Desde entonces nunca ha dejado el mundo del teatro.]
-¿Qué echa de menos (o de más) en el mundo real?
-Aunque sea redundante echo de menos un trato amoroso y especial dirigido a los niños desde cualquier estamento público o privado. Que todo el mundo se conciencie de que ser niño es la experiencia más maravillosa que existe, que han de ser cuidados y mimados para asegurar que su desarrollo sea el de una persona íntegra, sincera, sin miedo y respetuosa con todo lo que le rodea. Y para eso solo hay que amarlos sin concesiones. Porque sí. Un niño tiene que ser un niño siempre y eso supone amor y protección infinitos, sin descanso, que además no cansa si es de verdad.
En Tuenti
«Conocer el alma humana es un reto para mí que empieza, o acaba, con los niños»

Actor y autor de obras de teatro infanti

:: VICENTE VICENS/AGM