laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
tormenta
Hoy 17 / 26 || Mañana 14 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Las mujeres aprenden artes marciales para saber frenar una agresión en la calle»

LA GACETILLA

«Las mujeres aprenden artes marciales para saber frenar una agresión en la calle»

Jorge Cacho Maestro de kempo

18.11.11 - 01:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Jorge Cacho tiene 27 años y es único en su especialidad en Cartagena. Por ahora en la ciudad portuaria solamente hay un lugar donde se enseña kempo. Está situado en Canteras y Jorge es el profesor. En realidad se formó como diseñador gráfico y empezó en el mundo del kempo hace una década. «Quería hacer deporte pero me fui enganchando y he terminado de profesor», cuenta riéndose. Hace un mes que empezó a enseñar.
- ¿Qué es el kempo?
- Es un arte marcial que recoge técnicas, movimientos o bloqueos de otras disciplinas.
- ¿En qué se diferencia de otras artes marciales?
- El kempo está enfocado a la defensa personal pero en la calle. Se enseñan acciones muy habituales como el puñetazo y la patada. Son técnicas para salir airoso de cualquier situación complicada. Se diferencia de otras artes marciales como el judo o el karate en que el kempo no se enfoca tanto a la competición. Nosotros, además de competir a nivel deportivo, procuramos que sirva también para que las personas lo apliquen a su día a día.
- ¿Qué sector de la población se suele sentir más atraído por este arte?
- Aquí, en Cartagena, todavía estamos en los comienzos. Se apuntan más chicos que chicas. Parece que las artes marciales se interpretan como algo más masculino, aunque también tenemos algo de público femenino.
- ¿Por qué se apuntan ellas?
- Hay mucha gente que lo hace por practicar algún deporte. Las mujeres que practican kempo o algún otro arte marcial es porque han sufrido alguna agresión en la calle y quieren aprender a defenderse y a frenar ese problema.
- ¿Ha observado algún repunte de violencia en la calle?
- Sí, por eso cada vez hay más gente que se decide a aprender kempo. Nuestra filosofía no es la de salir a la calle y pegar, sino la de pasarlo bien. El último recurso es la pelea. Parece que si tu contrincante es una mujer hay mucha más facilidad para agredirla. Pero eso no siempre es cierto.
- ¿Hay que tener buena condición física para aprender kempo?
- No hace falta. Aquí, la forma de enseñar se adapta a la persona. No damos patadas muy altas porque es posible que cuando te agredan vayas en vaqueros. Practicar kempo le puede servir hasta a una persona que ha sido operada, para recuperarse más rápidamente. Otras artes marciales te obligan a ti a adaptarte a ellas; el kempo es diferente.
- ¿Qué opina de las competiciones?. ¿Ayudan a los alumnos a progresar o provocan distorsiones en la práctica del arte marcial?
- Siempre he estado a favor de las competiciones. En un gimnasio entrenas controlando más el golpe. Mientras que en una competición nunca sabes por dónde va a salir tu adversario. En las competiciones es donde realmente aprendes a perfeccionar la técnica y a aplicarla para poder hacer uso de ella en casos reales.
En Tuenti