laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 20 || Mañana 15 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Salvemos San Ginés

EL TÍO DEL SACO

Salvemos San Ginés

16.11.11 - 01:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El monasterio de San Ginés de la Jara y las ermitas del monte Miral ya tienen amigos que se preocupen por su conservación. Hasta ahora todo eran lamentos, llantos y dicterios contra los políticos, aunque se deben reconocer los esfuerzos desarrollados desde asociaciones defensoras del patrimonio como Adepa, Massiena, Federación de Asociaciones de Vecinos e incluso partidos políticos.
La naciente Asociación de Amigos del convento, que preside Javier Lorente, cuenta con la participación y el respaldo de artistas, intelectuales y ciudadanos de reconocido prestigio como Ángel Haro, pintor que preside el colectivo Artistas Visuales Asociados de la Región de Murcia y el escritor Santiago Delgado, profesor que fue de un servidor. Historiadores, arqueólogos y escritores colaboran con sus opiniones y asesoramiento en una especie de comité de expertos para que todos tomemos conciencia de la importancia de su salvaguarda. Esta asociación propone en una primera fase al actual propietario, el Ayuntamiento de Cartagena, el cierre del recinto para evitar que continúe el expolio de los buscadores de tesoros inexistentes. En un segundo momento se deben acometer obras de contención del edificio para evitar el desplome de techumbres y muros. La última fase contemplaría un plan de rehabilitación que lo convierta en un enclave de cultura y ocio, bien como hotel rural y parque arqueológico con centro de interpretación, sede universitaria, o lo que mejor convenga.
El monasterio se encuentra en una zona de indudable interés arqueológico pues en la cima del monte Miral, también llamado cabezo de San Ginés, se conservan los restos de un poblamiento del Paleolítico. Me lo comenta uno de los directivos, el joven arqueólogo Pedro Huertas y nos lo certifica Miguel Martínez Andreu en el volumen V de las Jornadas de Arqueología de la Región de Murcia. Muchos elementos romanos fueron reutilizados para la edificación del monasterio, lo que nos hace suponer la existencia de una villa romana en las cercanías del recinto sacro.
Enclave musulmán
Con la llegada de los musulmanes en el 712 la mayor parte del campo queda abandonado siendo reconquistado por la vegetación natural, espesa en algunos lugares como la zona que hoy ocupa el monasterio; jara es término de origen árabe que significa bosque. El proceso de conversión al Islam será rápido, afectando a la totalidad de la población, aunque a finales del siglo X aún quedaban grupos mozárabes, cristianos bajo dominio musulmán, con lugares de culto cristiano permitidos como el enclave de San Ginés, que después aparece como santuario musulmán.
Existe una gran indigencia de datos y bibliografía sobre la personalidad del santo al que se venera, unos hablan de Ginés de Arlés, mártir que murió el 25 de agosto del año 430. Otros se refieren a un noble francés que peregrina por el camino de Santiago y tras varias peripecias recala en Cabo de Palos para instalarse en el lugar como ermitaño. Hay testimonios que lo hacen sobrino de Carlomagno, que renuncia al trono de los francos y una vez muerto deciden trasladar sus restos aquel país pero milagrosamente regresan a este rincón marmenorense. Su culto debió extenderse en época visigoda, pero los moros lo tendrán como algo suyo según cronistas posteriores.
Los dominicos se instalan en su monasterio por mediación del rey Alfonso X el Sabio, tras la conquista cristiana, posiblemente en 1257. Más tarde lo harán los franciscanos, siendo apresados alguna vez por los piratas del norte de África y convertidos en mercancía vendible. Por ello disponían de armas y se ejercitaban en ellas.
Anualmente se convocaba una feria, con fiesta de toros, en el convento de San Ginés de la Jara, con enorme atractivo sobre un número importante de gentes de Cartagena, Murcia y Orihuela. Varios cronistas atestiguan un desembarco de moros en plena feria, refugiándose los romeros en su torre, en este episodio se basaron los vecinos de El Algar para organizar durante algunos años las llamadas Fiestas Históricas de la Xara, con desfile de campesinos y berberiscos, feria medieval y la representación del texto teatral 'El rapto de las doncellas', cuya autoría de debe a Ángel Sánchez. En dicha representación participaban más de un centenar de vecinos y el grupo cartagenero La Murga, bajo la dirección de Alfredo Ávila.
Pero la feria decae mucho y será trasladada a finales del siglo XVIII a la plaza de la Merced en la ciudad de Cartagena, para pasar en 1851 a la actual plaza de San Francisco. Lo relata Asensio Sáez en su 'Monasterio de San Ginés de la Jara. Y en pliegos de cordel vida y milagros del santo', libro que nos presenta la literatura popular y culta generada a lo largo de los siglos y el aroma legendario que desprende el sitio.
El final del uso religioso del inmueble viene con el Trienio Liberal, saliendo el convento a subasta para convertirse en casa de labranza, según leemos en la obra 'San Ginés de la Jara', del amigo Francisco Henares. En esta obra encontramos una aproximación a la biografía y hagiografía del santo, la peripecia histórica de las comunidades religiosas que allí se asentaron, la religiosidad popular que ha originado su culto desde una perspectiva sociológica y antropológica y el arte suscitado.
La romería
Este año se ha celebrado la XXVIII edición de su Romería, una fiesta que lo recuerda en su onomástica del 25 de agosto. Actos organizados por la Asociación Cultural San Ginés de la Jara, la Cofradía del santo, la Parroquia de San Ginés en la barriada cartagenera que lleva su nombre y la colaboración de la Concejalía de Festejos. La actual cofradía o hermandad nos recuerda a la fundada en el año 1917 con sede en la catedral antigua de Cartagena, encargada de las romerías a la Jara.
Como vemos el santo Ginesico se resiste a desaparecer del folclore de la tierra. Ahora sólo falta que cumplamos con el copatrón de Cartagena en la restauración de su casa.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Salvemos San Ginés

Monasterio de San Ginés de la Jara. :: ANTONIO GIL / AGM