laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 6 / 26 || Mañana 9 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Los niños también pueden aprender inglés cultivando un huerto escolar»

LORCA

«Los niños también pueden aprender inglés cultivando un huerto escolar»

José Morales Parra / Maestro y agricultor

02.10.11 - 02:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Dice de sí mismo José Morales que es un huertano con pizarra digital. Aunque el curso pasado se jubiló de la docencia en el colegio La Asomada, de la misma diputación cartagenera, él es un huertano nacido y criado en la huerta murciana de La Arboleja, donde cultiva su propio bancal. Reside en Cartagena con su familia y desde la puesta en marcha de dicho centro escolar, hace cuarenta años, ha impartido clases en él responsabilizándose, hace cinco años, del huerto escolar. Este curso continúa a cargo de la experiencia educativa, que tal es su éxito que ha formado parte de un convenio educativo europeo en el que participan cinco países.
-¿Por qué surge el huerto escolar?
-El huerto escolar lleva 25 años funcionando; si bien la modalidad como se trabaja ahora es bien distinta a la de entonces. Este es el quinto año de funcionamiento con un estilo totalmente educativo. Además, el colegio está participando en un convenio europeo representando a España.
-¿Qué caracteriza esta experiencia?
-Ahora no se trata tanto de cultivar por cultivar, sino que se ajusta a una programación educativa concreta y sobre todo sirve de base de estudio para el inglés. Es una experiencia en la que los alumnos participan en un conocimiento y trabajo físico y a su vez intelectual.
-¿Cómo se plantan las lechugas en inglés?
-Exactamente igual que en castellano, pero al hacer las fichas de su crecimiento se escriben en dos idiomas, en castellano y en inglés. Todo el vocabulario que se maneja en el huerto, incluido el nombre de las herramientas de trabajo y los trabajos que se llevan a cabo, se realizan también en inglés.
-¿Los portillos y los riegos se escriben también en inglés?
-Absolutamente todo; cada vez estamos más organizados en el sentido de que disponemos de los tres tipos de riegos clásicos, pues todo el huerto está dividido en parcelas pequeñas de 2 por 2 metros en las que pueden trabajar los escolares directamente. A un huerto escolar debe entrar el niño y untarse de barro. Entre las parcelas existe un pasillo por todos lados y está estructurado para que el alumno lo disfrute, lo vea, lo pise y a continuación trabaje.
-¿Cómo es la parcela en total?
-La parcela en su totalidad tiene 800 metros cuadrados y plantamos todo tipo de verduras, hortalizas y frutas, como melones y sandías. También flores, y tenemos una zona dedicada a plantas aromáticas.
-Vamos, que es un huerto aromatizado&hellip
-Sí, y de forma totalmente natural. Las plantas aromáticas tienen un potencial didáctico enorme, pues el sentido del olfato también se debe educar. Cuando pasan la mano los alumnos por plantas de orégano todos dicen 'pizza', y hay que explicárselo. Por otra parte, y desde el punto de vista agrícola, al estar estas plantas rodeando el huerto sirve de barrera natural para los insectos y estos antes de irse a las plantaciones se quedan en las plantas aromáticas. Nuestro huerto es totalmente ecológico, el estiércol lo traen los padres de su ganado.
-¿Tienen también frutales?
-Sí, de varios tipos; también arbustos originarios de las ramblas del campo de Cartagena. En un huerto escolar debe haber de la mayor variedad de plantaciones para que los alumnos conozcan su entorno y lo que consumen. A los alumnos hay que darles no lo que ellos quieren, pero hay que captar su atención y establecer con ellos una corriente afectiva, y una de estas corrientes puede ser a través del huerto. Y a partir de él se les puede explicar muchas materias escolares. Siempre debe existir una excelente coordinación entre quienes trabajaban el huerto y todos los profesores, para que funcione la experiencia debe estar totalmente integrado en la dinámica del centro.
-¿Quiénes más trabajan con usted en este bancal?
-Otros cinco compañeros colaboran intensamente: Pilar Vicente, Aitor Ceballos, Gema Bastida, Lidia Sánchez y María Belando.
En Tuenti
«Los niños también pueden aprender inglés cultivando un huerto escolar»
José Morales, con su azada al hombro. :: MANUEL HERRERO