laverdad.es
Jueves, 24 abril 2014
sol
Hoy 14 / 27 || Mañana 13 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La tierra se estremece en Barinas

COMARCAS

La tierra se estremece en Barinas

Los vecinos pasan la noche al raso tras sufrir diez seísmos de baja intensidad

12.07.11 - 00:55 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Dos meses después de que dos terremotos provocaran la tragedia en Lorca, la tierra ha vuelto a temblar en la Región. En concreto, hasta nueve veces, con especial fuerza en Abanilla y su pedanía de Barinas, que han estado a punto de pasar a engrosar la lista de catástrofes naturales -y provocadas- que pueblan el calendario español y mundial cada vez que llega el día 11. Por suerte para el municipio abanillero, todo ha quedado en un susto mayúsculo y una noche a la intemperie.
De hecho, la pedanía abanillera de Barinas amanecía este lunes con menos población de lo habitual tras el éxodo de vecinos que se producía durante la madrugada de ayer, rumbo a la vecina provincia de Alicante y al litoral murciano, para poner tierra de por medio con los terremotos -de 9 a 10- que sacudieron de forma consecutiva todo el término municipal desde las 21 horas hasta pasadas las 2.22 horas de la madrugada. Según ha explicado el pedáneo de Barinas, Evedasto Lifante, «el primer temblor se notaba a las nueve de la noche, pero fue muy pequeño».
Era un aviso de la sucesión de temblores de tierra que provocaron que los vecinos del casco urbano de Abanilla, y Barinas, abandonasen sus casas a las 23 horas y 39 minutos cuando se registraba el primero de los terremotos de consideración: 1,9 en la escala Richter, con epicentro en la carretera que une Abanilla con Fortuna.
«La calle parecía de goma»
En el municipio fortunero, la Policía Local recibía tres llamadas alertando «de un temblor». En ese momento restaban 21 minutos para que se cumpliesen dos meses exactamente de la tragedia de Lorca. A las cero horas y 57 minutos, del día 11, un temblor de 3,8 grados y una intensidad de IV provocaba segundos angustiosos y 64 llamadas al 112, «porque la calle parecía goma. Hubo gente que se empezó a ir del pueblo porque lo de Lorca está todavía muy presente», recordaba Evedasto Lifante.
El conocido empresario y pedáneo de Barinas no andaba equivocado, ya que el epicentro del terremoto se encontraba en la falla de Crevillente, entre la pedanía de Rodriguillo en Pinoso, la población alicantina de la Algueña y Barinas. Según el director de la Red Sísmica del Instituto Geográfico Nacional, Emilio Carreño, «tras lo ocurrido en Lorca se dispara la actividad sísmica y si existían pequeños tramos de la falla de Crevillente a punto de romperse, se acelera el proceso». Debido a este proceso, los temblores de tierra no dejaron de repetirse en Abanilla hasta pasadas las 2 horas y 22 minutos de la madrugada con cuatro seísmos más, de 1,6 a 2,6 grados de intensidad. Aunque Carreño asegura que «tenemos constancia que durante toda la madrugada se han producido seísmos de baja intensidad. Al menos serían diez los movimientos registrados en Abanilla».
Diez razones más que suficientes para que los vecinos de Barinas que no contaban con piso en la playa, se plantasen y «se negasen a regresar a sus viviendas». De forma que el alcalde pedáneo, Evedasto Lifante, y el primer teniente de alcalde de Abanilla, Pascual Martínez, optaron por reubicar a los vecinos en la pista polideportiva y la piscina «al aire libre para no correr riesgos». En el casco urbano abanillero muchos vecinos optaron por pasar la noche al raso en las terrazas, mientras que dos patrullas de la Policía Local, se desplazaban a las pedanías altas de El Cantón, Los Gabrieles y Cañada de la Leña para comprobar que "todo estaba bien". Un total de 20 voluntarios y dos vehículos de Protección Civil junto a una patrulla de Guardia Civil se ocuparon de los cerca de 1.200 vecinos de Barinas y «se activo la alerta en el Consorcio de Extinción de Incendios de Abanilla» según explicaba Pascual Martínez.
Entre las 5.30 y las 6 horas de la madrugada, todavía «con miedo», los vecinos de Barinas empezaban a regresar a sus casas «tras una noche sin dormir». El primer teniente de alcalde aclaraba que «no se han producido heridos, ni daños en edificios municipales, ni tampoco en casas particulares aunque en los próximos días el área de obras del ayuntamiento estará pendiente de cualquier incidencia y abierta a los vecinos para que notifiquen desperfectos en casas».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La tierra se estremece en Barinas

El pedáneo de Barinas, Evedasto Lifante, comenta los temblores con un grupo de vecinos. :: NACHO GARCÍA / AGM



pliega/despliegaLo más comentado
laverdad.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.