laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 21 / 36 || Mañana 21 / 38 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Vista Alegre, 30 años de movida cultural

EL TÍO DEL SACO

Vista Alegre, 30 años de movida cultural

08.06.11 - 01:16 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Todo comenzó con la puesta en escena de la ópera rock 'Jesucristo Superstar' por parte de la inquieta muchachada de Vista Alegre, barriada situada entre Cartagena y La Unión. Bregaban con aquellos chavales Pepe Lisón y Rafael Laguna. Con esa emblemática obra arranca en 1979 la I Semana Cultural de Vista Alegre, en el aire las ilusiones de la estrenada democracia. Pepe Ros, compañero en el instituto Isaac Peral, daba vida al galileo más universal y frecuentaba por entonces los actos del colectivo Abraxas, máxima expresión de la cultura democrática y progresista en la ciudad, antes incluso de que la transición llegara. Ponían micrófono a los jóvenes cantautores de Cartagena, llevaban el teatro y los versos de poetas cultos a las plazas y calles, exigiendo a las instituciones políticas que escucharan al pueblo. Allí estaban, entre otros, el profesor Francisco Cano, el farmacéutico Ambrosio García, el pintor Enrique Gabriel Navarro, Génesis García, profesores, sindicalistas y políticos de izquierda como Antonio Ruipérez, Bordés Vila o Félix Méndez. Ellos reivindicaron con un homenaje popular la figura de Carmen Conde, arrinconada durante el franquismo. Otros ejemplos de la fertilidad de esta asociación fueron la crearon del cine club Hannibal y la revista 'Sureste'. Alberto Colao también animaba lo suyo desde la obra cultural de la Caja de Ahorros, así como la Plataforma Cultural de la Academia Pérez de Lema.
Pepe Ros, que crecía envuelto en una nube de ideas y proyectos, decidió trasladar a su barrio de dos mil vecinos el espíritu Abraxas y su modelo de semana cultural. Como señas de identidad desde su fundación el teatro, el flamenco, los trovos, los cantautores y las conferencias a cargo de personas que han divulgado las tradiciones de Cartagena como JuanMediano Durán, o sacerdotes comprometidos con los países empobrecidos y grupos sociales excluidos. Este año participa Enrique de Castro, cura del barrio madrileño de Entrevías, rebelde y entregado a los jóvenes marginados. Años más tarde se incorpora al programa el rock duro.
Han pasado por su escenario, nada más y nada menos, que Juanito Valderrama, José Menese, Luis de Córdoba, Chano Lobato, Manuel Cuevas, Ana Reverte, la familia Piñana, El Bongui, concursantes del Festival de Lo Ferro, y como no podía ser de otra manera, El Gaditano, residente en el lugar. Todos los troveros de la Región han dejado aquí su poesía con sello de urgencia, como definía el bueno de Asensio Sáez al arte de la repentización. Entre ellos El Taxista, otro ilustre habitante de la barriada.
La canción de autor y protesta ha contado con rincón propio en la programación, entre ellos destaco a Javier Krahe y Luis Pastor, que este año vuelve a repetir y no es para menos. Les recomiendo a este excelente músico y poeta, natural del pueblecito cacereño de Berzocana, donde se veneran los restos de nuestros santos Florentina y Fulgencio. Luis lo recuerda con cariño desde el escenario. No se lo pierdan.
En los últimos años se incorporó el rock duro y lo hizo por la puerta grande de la mano de Barón Rojo o Ñú. Lo seguidores de esta música acuden por miles.
Raro es el grupo teatral de Cartagena y de la Región que no haya pasado por estas tablas, desde el histórico Abonico hasta La Murga, El Matadero y de Vista Alegre GITVA, luego Rafael Laguna. Los actores locales pusieron en escena, con gran realismo, la pasión de Jesucristo por las calles del pueblo y la crucifixión en el llamado cerro de la Cruz. Han representado zarzuela y musicales como 'El diluvio que viene', 'Evita', obras de autores vanguardistas como Fernando Arrabal o Alfred Harry. También destacaron en los carnavales cartageneros por la acidez de sus críticas políticas y en la defensa del teatro de base, por lo que recogieron firmas contra la gestión de un concejal de cultura socialista, luego cantonal. Por ello en el gran escenario de la plaza Reyes Católicos de Vista Alegre, junto a las grandes figuras, tienen cabida los artistas que comienzan, poco conocidos y que desean una oportunidad. Todo un ejemplo de política cultural a seguir por parte de las Administraciones Públicas y que ustedes pueden contemplar en la web www.visal.org/
Este año espero encontrarme con El Negro, el profesor de música Antonio Martínez Cánovas, el actor Pedro Segura, el dirigente vecinal y político Diego Jiménez y Antonio Bermejo, cura obrero y cura del pueblo, pieza clave en el desarrollo de esta Semana Cultural, escrita con mayúsculas. Antoñico fue fundador y primer presidente de la asociación de vecinos, entidad que coordinó a más de doscientas personas que durante fines de semana construyeron, de manera voluntaria y en tres años, un complejo que incluía la parroquia, el consultorio médico, salas para mayores y jóvenes, guardería y biblioteca. La autogestión vecinal propia de la transición cuyo aroma de participación en la plaza y cultura al aire libre ha quedado allí para todos, con todos los actos generosamente gratuitos. Insólita esta fiesta como de otro tiempo, entre verbena de aldea y asamblea libertaria, pero también de gran actualidad cuando jóvenes españoles y de todo el mundo reinventan la democracia.
En Tuenti
Vista Alegre, 30 años de movida cultural

Jóvenes que hace treinta años pusieron en marcha la Semana Cultural de Vista Alegre. :: A.J.S.C.