Trabajo sin tregua en la fábrica de la libertad

Casi seis mil militares mantienen a punto el buque USS H. W. Bush

GREGORIO MÁRMOL GMARMOL@LAVERDAD.ES TWITTER: @GMARMOLPCARTAGENA. '
Algunos de los cazas de la marina estadounidense. EFE | Vídeo: laverdad.es/
Algunos de los cazas de la marina estadounidense. EFE | Vídeo: laverdad.es

Freedom at work'. Esa frase, que en castellano quiere decir 'libertad en el trabajo', aparece rotulada en los lugares más destacados e insospechados del 'George H. W. Bush'. Desde el portalón de proa hasta los coloridos felpudos que decoran los accesos al puente de gobierno del portaaviones más moderno de la marina de guerra de los Estados Unidos, fondeado hasta mañana frente al puerto de Cartagena. Libertad y trabajo forman parte del credo que guía en la mar las vidas de las 5.500 almas que forman su dotación en este viaje hacia el Mediterráneo oriental, que les llevará en unos días a cruzar el Canal de Suez e integrarse en la V Flota de la US Navy.

«En ocasiones hemos estado trabajando tres días sin apenas dormir», admite el marinero García, nacido en la República Dominicana y que a diario se parte el pecho en la cubierta de vuelos para asegurarle, dice, un futuro más próspero al bebé de nueve meses y a la esposa que aguardan su regreso a Virginia. El discurso no varía mucho entre los militares de baja graduación y los oficiales. «Tengo tres hijos y no los veo crecer, sí. Pero prefiero ser yo quien haga esto para que mis niños tengan libertad», dice el comandante del portaaviones, el capitán Brian Luther.

El 'George H. W. Bush' es una gran factoría flotante donde se trabaja a ritmo frenético incluso en los días en los que no hay vuelos programados. Un equipo chequea constantemente en cubierta los sistemas electrónicos de los cazas F-18 y los aviones radar E2-C. Otros soldados limpian con esmero los fuselajes, revisan el estado de los neumáticos o ponen a punto el material auxiliar para facilitar el vuelo de las 73 aeronaves que embarcan.

La primera misión

Aun estando oficialmente de descanso, la dotación que mantiene los servicios a bordo no se relaja ni un instante. Lo confirma la contralmirante Nora Tyson, jefa del grupo de ataque formado por el portaaviones y sus cuatro cruceros y destructores de escolta. «Estamos plenamente operativos».

El 'George H. W. Bush' realiza su primer despliegue internacional tras finalizar con éxito distintas fases de puesta a punto de sus sistemas. Mañana zarpará de Cartagena para poner rumbo hacia Barhéin, donde participará en misiones relacionadas con las campañas militares que el ejército de los Estados Unidos realiza en Irak y Afganistán.

La contralmirante Tyson viaja tranquila y segura de que el nombre del portaaviones no lo hace un objetivo prioritario para los terroristas islámicos. «Estamos muy orgullosos de este nombre. No hay ningún riesgo especial», señala esta aviadora menuda, originaria de Memphis y de currículum y trayectoria impecables.

El capitán de fragata español Benigno González-Aller dice de ella: «Es una gran profesional, muy brillante y una auténtica líder, muy admirada por todo el barco». Habla con conocimiento de causa pues ha tenido la oportunidad de trabajar a su lado durante el tiempo que la fragata que él comanda, la 'Almirante Juan de Borbón', ha estado integrada en el grupo de combate del 'George H.W. Bush'. Esta colaboración acabará en unos días y el militar español sólo tiene palabras elogiosas para los americanos por su profesionalidad y amabilidad.

Los marineros del 'George H. W. Bush' llevan con orgullo esa alta capacidad de resistencia no sólo cuando se trata de ensayar las situaciones de combate. También cuando les toca esperar una hora de reloj en fila para poder coger una de las 18.000 bandejas con comida que se preparan cada día en las cocinas del barco. «Se hace duro estar aquí. Pero no pasa nada», dice otro marinero de origen hispano que sueña con su próxima conversión en ciudadano estadounidense de pleno derecho como premio a los servicios en la Navy. Todo sea por la libertad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos