laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 11 / 25 || Mañana 8 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Gallegos ilustres en Cartagena

CRÓNICA MENUDA (MENUDA CRÓNICA)

Gallegos ilustres en Cartagena

05.06.11 - 02:41 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Gallegos ilustres en Cartagena
Alcalde de Cartagena entre 1960 y 1966, Federico Trillo-Figueroa y Vázquez tal vez merezca enarbolar el estandarte de los gallegos que llegaron a la ciudad milenaria y se establecieron en ella para desarrollar una labor y echar raíces. Galicia ha enviado en el último medio siglo decenas de personajes ilustres, además de otros que, menos relevantes en sus funciones ejercieron con dignidad en los ámbitos del trabajo, la milicia, la cultura y el comercio.
La Armada y los astilleros han hecho posible una corriente de comunicación, con intercambio de población en todo tiempo entre Cartagena y las cuatro provincias del Noroeste español. El cruceiro colocado en la calle Real cartagenera viene a ser un a modo de homenaje a Galicia que en nuestra Región ha podido incluir en el censo de población más de diez mil paisanos de Rosalía de Castro o de Álvaro Cunqueiro. Muchos de esos gallegos han estado de paso, por la profesión, una vez cumplida la misión que les fue encomendada. Otros se han instalado para siempre en la tierra de la Caridad.
Trillo-Figueroa, con seis años en la Alcaldía, tres veces menos que la actual alcaldesa Pilar Barreiro, natural de Lugo y ganadora por goleada en todas las elecciones en que ha participado como candidata, no dudó en salir de Cartagena para ejercer de gobernador civil y jefe provincial del Movimiento en Teruel, Cáceres y Burgos, con el abogado cartagenero Manuel Clemente de secretario particular. Federico Trillo-Figueroa tuvo en aquella etapa algunos encuentros con Franco, uno de ellos en tierras burgalesas a las que el entonces jefe del Estado acudió en 1971 a inaugurar la central nuclear más importante de Europa occidental, la de Garoña. Allí se invirtieron 7.500 millones de pesetas, y le entregó la insignia de oro del milenario de la muerte del conde de Fernán González y que, al no ser la medalla de la Virgen de la Caridad, defraudó un tanto al general, que le dijo con un poco de sorna: «La próxima vez que visite Cartagena, no olvide usted que está en deuda conmigo».
Agustín Isorna, polifonista
Otro gallego ilustre que se enamoró de lo cartagenero fue Agustín Isorna Ríos. Aunque nació en Argentina, desde niño residió en Catoira (Pontevedra) hasta que profesionalmente como militar se trasladó a Cartagena en los años sesenta. En Santiago de Compostela y en Pontevedra fue director de una polifónica y en territorio ícue dirigió la Masa Coral Tomás Luis de Victoria, de la Bazán, que mereció la medalla de oro de la ciudad. También culturalmente ha destacado en sus funciones de ferrolano cartagenerizado el poeta Arsenio López Morado, autor de diecisiete libros de poesía.
Sigue residiendo en la ciudad trimilenaria tras jubilarse como jefe de la sección de cultura del Ayuntamiento. Colaboró con el centro Gallego instalado hace décadas en la calle Honda, local en el que el teniente Edelmiro Besada, pontevedrés con destino en el regimiento de Infantería España 18, estaba a cargo de la cocina en sus ratos libres y destacaba por su habilidad en condimentar callos y magras, por delante del típico pulpo, que invita a degustar ribeiro o albariño.
En otro ámbito incluyo en esta crónica incompleta el nombre del gallego Pedro Fontdevila, capitán de navío, director del Archivo Naval. Deportista en la década de los 50 y 60, destacado como el futbolista coruñés Norberto Amaro, no hubo ninguno. Era tío del madridista Amancio y se instaló en Cartagena hasta su fallecimiento.
ue delantero centro de alta categoría en un rosario de clubes y acabó su vida laboral como propietario de un secadero de salazones. 'El Chato' coincidió en tierras cartageneras con el también jugador orensano Luis Cid 'Carriega', hoy residente en su pueblo natal, Allariz. Otro gallego que ha ejercido como tal en su destino en Capitanía General como Almirante Jefe de Acción Marítima ha sido Emilio José Nieto Manso, quien acudía a los encuentros del Efesé, en el palco, con una bufanda del Efesé que él mismo adquirió.
Hosteleros e industriales
Ferrolano, no hace mucho cesó en su destino militar y anecdóticamente publicó en la prensa gallega una carta dirigida a los cartageneros en su despedida matizando las causas por las que no acudió al acto de su relevo. Nieto Manso en 2010 dio en La Unión el pregón de la Semana Santa minera y el alcalde Bernabé y el mismísimo Francisco Celdrán, presidente de la Asamblea Regional, aplaudieron el discurso llano del marino. También otro hombre de Ferrol empadronado más de tres décadas en Cartagena es Andrés Martínez Prieto, maquinista naval convertido en floreciente empresario de Tamar; trabajó con los barcos de la VI Flota Norteamericana en el Mediterráneo, reparándolos a cambio de buenos dólares, y entre los años 82 y 88 fue presidente del Cartagena.
Hoy aparece como distanciado del fútbol albinegro y esquiva cualquier posibilidad de retorno a la Efesemanía. El balompié le hizo perder dinero.
En el ámbito de la enseñanza citaré a Antonio Otero Doval, en Cartagena desde 1966 procedente de la provincia de La Coruña y que impartió clases de idiomas en el Instituto de Escombreras cuando estaba vigente el poblado a que daba lugar la refinería de petróleos, y en el Opus y otras escuelas en las que enseñó inglés; en la hostelería, a Enrique Vázquez Presedo, que puso en marcha la 'Dama de oro' y el 'Nuevo Jardín Botánico'; y en el consistorio, en la década de los noventa, a Francisco Fernández de Mesa, del grupo municipal del Partido Popular con Pilar Barreiro al frente.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti